Mueren dos policías durante una redada contra el Estado Islámico en el sureste de Turquía

La operación, en la que quedó desarticulada una célula del grupo terrorista en la provincia turca de Diyarbakır, dejó también otros cinco policías heridos, además de 7 miembros del IS muertos y 12 detenidos.

Dos policías turcos morían el lunes y otros cinco resultaban heridos en el transcurso de una importante redada policial llevada a cabo contra una célula de militantes del grupo terrorista Estado Islámico (IS) en la provincia de Diyarbakır, al sureste de Turquía.

Según informó a la prensa desde Estambul el vice primer ministro turco, Numan Kurtulmuş, otros siete miembros de la organización extremista murieron en los enfrentamientos entre el Daesh (acrónimo en árabe para el IS), mientras que otros 12 fueron detenidos en la operación, que se desarrolló en varias viviendas del distrito de Kayapınar.

De acuerdo a la información proporcionada por Kurtulmuş los dos policías -identificados como Gökhan Çakıcı de 22 años y Sadık Özkan, de 25- murieron cuando los terroristas detonaron una trampa explosiva colocada en el exterior del edificio al ver que las fuerzas de seguridad turcas intentaban derribar la puerta.

La redada policial, en la que se incautaron además numeras armas, se inició en torno a las 4:00 de la madrugada del lunes (2:00 CET) simultáneamente en al menos 17 viviendas de la localidad sospechosas de alojar a miembros del Estado Islámico. “Ha sido una operación importante. Podemos decir que hemos neutralizado una gran célula del Daesh. Ahora estamos intentando establecer si tenía vínculos con células (terroristas) en otras ciudades”, explicó Kurtulmuş.

Las fuerzas de seguridad turcas se encuentran en estado de alerta desde hace varios días, después de que los servicios de inteligencia del país tuvieran conocimiento de que cuatro militantes del Estado Islámico habrían entrado en Turquía a través de la frontera con Siria con la intención de perpetrar un gran atentado terrorista en el país. Las fotos de los cuatro presuntos terroristas así como sus identidades falsas han sido difundidas a través de los medios de comunicación para obtener la colaboración ciudadana en su detención.