»Los alemanes tenemos que prestar más atención a Turquía»

El ministro alemán de exteriores, Guido Westerwelle, declaró en una entrevista que Alemania debería tratar a Turquía con mayor respeto al tiempo que descartó la idea de una «asociación privilegiada».

El ministro alemán de exteriores, Guido Westerwelle, declaró en una entrevista que Alemania debería tratar a Turquía con mayor respeto al tiempo que descartó la idea de una «asociación privilegiada» como alternativa a la candidatura turca a la Unión Europea.
«Nosotros los alemanes tenemos que prestar más atención a Turquía. Tenemos que reconocer que la arquitectura global actualmente está cambiando dramáticamente», declaró Westerwelle durante una entrevista que realizó el jueves con el semanario alemán Die Zeit.

Desde que las negociaciones para la adhesión de Turquía a la Unión Europea se abrieran oficialmente en 2005, los progresos han sido limitados a causa de las reticencias en el seno de la Unión, donde muchos políticos no ven con buenos ojos la entrada de un país predominantemente musulmán, que tras su incorporación pasaría a ser el segundo más importante de la UE.

 
La actual coalición de gobierno de centro-derecha en Alemania, liderada por la Unión Cristiano Demócrata (CDU) de la canciller Angela Merkel, es uno de los gobiernos escépticos con la entrada de Turquía y varios políticos de la CDU han mostrado su preferencia por una fórmula de «asociación privilegiada» para Ankara en lugar del ingreso como pleno derecho, una idea respaldada por el presidente francés Nicolas Sarkozy.
Para Westerwelle, sin embargo, el problema de Alemania es que sólo mira a corto plazo. El ministro de exteriores forma parte de la FDP, otro partido de la coalición gubernamental que al contrario que la CDU se opone a la fórmula de la «asociación privilegiada». En sus declaraciones al semanario alemán, Westerwelle subrayó que las ventajas que ofrece Turquía a Europa han dejado caduca la idea de la asociación privilegiada.
 
Prueba de ello, según el ministro, es que incluso los miembros de la CDU o la propia Merkel han dejado de usar últimamente esa expresión para referirse a la candidatura turca, y en su lugar reconocen que Europa y Turquía se necesitan mútuamente.