Las encuestas no auguran grandes sorpresas en las elecciones de Turquía

Varios sondeos apuntan a que el AKP repetirá victoria en las alcaldías metropolitanas de Estambul y Ankara, mientras que el CHP podría conservar por un estrecho margen su bastión electoral de İzmir.

Las encuestas más recientes llevadas a cabo por distintas empresas de sondeo muestran que los ciudadanos turcos no cambiarán fundamentalmente su intención de voto de cara a las elecciones municipales del próximo 30 de marzo con respecto a los anteriores comicios, y que el AKP conservará la alcaldía metropolitana de Estambul y Ankara mientras que el CHP mantendrá İzmir, pese a la apuesta del partido gobernante para esta ciudad con la candidatura del ex ministro Binali Yıldırım.

Así lo aseguraba en declaraciones al diario turco Sabah İhsan Aktaş, presidente del centro de estudios GENAR, para quien la marcha relativamente buena de la economía turca ha hecho que el AKP no haya perdido apoyo popular, pese a acontecimientos vividos en los últimos meses de gran repercusión mediática como las protestas por el Gezi Park del verano de 2013, o la investigación por corrupción abierta el pasado 17 diciembre.

Según los sondeos llevados a cabo por GENAR, el partido del primer ministro Tayyip Erdoğan recibirá a nivel nacional un 48,8% de los votos en las próximas municipales, mientras que el principal partido de la oposición (CHP) se quedará con el 28%, el MHP con el 13% y la formación nacionalista kurda BDP conseguirá el 6,5% de las papeletas.

Mehmet Murat Pösteki, director del Centro de Investigaciones Objetivas (ORC), respalda esta afirmación pese a matizar que podría haber unas pocas ciudades en las que factores locales contribuyan a algún cambio, pero no en las tres grandes ciudades del país. Incluso aun teniendo en cuenta las recientes disputas internas en el principal partido de la oposición por la designación de determinados candidatos para las municipales, Pösteki considera que una victoria del AKP en la ciudad egea de İzmir -tradicional bastión electoral del CHP- sería «una sorpresa».

Según las encuestas manejadas por ORC el partido de Erdoğan logrará el 45,3% de los votos en Estambul, mientras que el CHP se quedará en el 38%. En la capital, Ankara, el AKP también vencerá al CHP consiguiendo ambos un 47,6% y un 34,1% de las papeletas, respectivamente. En İzmir la diferencia se estrecha a poco más de cuatro puntos a favor del principal partido opositor, que recibirá el 42,3% de los votos frente al 38,1% del AKP.

Pösteki subraya además la importancia del perfil de los candidatos para este tipo de citas electorales; así ocurre por ejemplo con Osman Baydemir, el carismático y actual alcalde de la ciudad suroriental de Diyarbakır por el BDP, quien ahora optará a la alcaldía de la ciudad de Şanlıurfa: un trasvase de candidaturas que ha hecho que el BDP baje sus expectativas de voto en Diyarbakır beneficiando allí a su principal rival, el AKP, pero que a su vez ha hecho que éste partido pierda votantes en Şanlıurfa frente a la formación nacionalista kurda.

Okan Zirekbilek, del Centro de Estudios Sociológicos Denge, considera que las protestas del pasado verano por el Gezi Park y la operación anticorrupción iniciada el 17 de diciembre son dos sucesos que deben ser analizados por separado, y asegura que si bien aquellas no afectaron a la intención de voto del AKP, sí han influido entre los votantes las acusaciones de corrupción contra el gobierno, haciendo caer la intención de voto al partido en el poder del 49,9% al 47%. Zirekbilek añade no obstante que este descenso puede ser temporal y atribuible a otros factores, y de paso apunta a una posible sorpresa del AKP en İzmir, donde los sondeos dan un creciente número de votos a la formación de Erdoğan y prevén una pugna reñida con el partido de la oposición.