Miles de turcos protestan contra la construcción de un hotel de lujo en las ruinas de Phaselis

Unas 2.000 personas se congregaron en la playa junto a las ruinas de esta antigua ciudad de la provincia mediterránea de Antalya, donde se pretende construir un hotel de cinco estrellas.

Alrededor de unas 2.000 personas se congregaron el domingo en el distrito de Kemer de la provincia mediterránea de Antalya, al sur de Turquía, para protestar contra los planes de construcción de un hotel de cinco estrellas dentro de los límites de las ruinas de la antigua ciudad de Faselis (Phaselis).

A la protesta, convocada por varias asociaciones y a través de las redes sociales, y con un ambiente marcadamente festivo, acudieron numerosas personas tanto de Antalya como de otras ciudades cercanas, muchas de ellas portando pancartas en las que podían leerse eslóganes como «Faselis es nuestra», «No rendiremos Faselis» o «Faselis no se toca (Phaselis'e dokunma)».

«Faselis es un patrimonio mundial que deberíamos proteger. Es por esto por lo que estamos aquí. Si no protegemos este patrimonio único, las próximas serán las calas de de Alacasu, Maden o Sazak. No permitiremos que ni un solo metro cuadrado de tierra sea comerciado ilegalmente a puerta cerrada», dijo en un comunicado un portavoz de los organizadores de la protesta, que pretende evitar la construcción de un hotel en una cala de la playa junto a la que se asientan las ruinas de esta antigua ciudad, fundada en el 700 a.C. y que ha sido testigo del paso de persas, griegos, romanos y bizantinos, entre otros.

El alcalde metropolitano de Antalya, Mustafa Akaydın (miembro del principal partido de la oposición), se unió también a los manifestantes respaldando la protesta y recordando que Faselis era uno de los lugares más bonitos y con más historia de Antalya.

«Por primera vez he visto una multitud así (defendiendo este lugar) y estoy muy feliz de ser parte de ella. La gente protege las bellezas naturales y culturales, y nadie puede romper esa resistencia. El mismo riesgo (de especulación urbanística) existe para la playa de Konyaaltı, (allí) hay un proyecto de construcción de un centro comercial. Creo que la gente también demostrará su rechazo a este proyecto», explicó Akaydın.

El alcalde comparó además la destrucción de espacios naturales a lo ocurrido con el intento de demoler el Gezi Park en Estambul para construir en su lugar unos grandes almacenes. «Nunca estamos en contra de proyectos que hagan una contribución económica al público, pero sin destruir la naturaleza y espoliar las antigüedades históricas. Esta vergüenza ha estado pasando en Turquía durante los últimos 12 años», afirmó.