Los circasianos recuerdan el genocidio cometido por Rusia

Miles de turcos de origen circasiano se manifestaron el sábado en Estambul en recuerdo de la deportación masiva de su pueblo y el genocidio que Rusia llevó a cabo en 1864.

Miles de turcos de origen circasiano se manifestaron el sábado en Estambul en recuerdo de la deportación masiva de su pueblo que Rusia llevó a cabo en 1864 y reivindicando el reconocimiento del genocidio sufrido a finales del siglo XIX.

La protesta transcurrió por el céntrico distrito estambulita de Beşiktaş y los manifestantes portaban pancartas y coreaban eslóganes alusivos a la deportación que la Rusia zarista llevó a cabo en 1864, cuando un millón y medio de circasianos fueron obligados a abandonar la que durante siglos había sido su tierra natal después de que el entonces Imperio Ruso conquistara la región del Cáucaso, obligándoles a buscar refugio en tierras del Imperio Otomano.

Según las asociaciones convocantes de la protesta, esas deportaciones supusieron la muerte de al menos un tercio de la población circasiana deportada, lo que para los manifestantes supone de hecho razones suficientes para que se reconozca lo que califican como «genocidio circasiano». «El mundo no tiene ni idea de la tragedia que el Cáucaso sufrió hace 147 años», explicó en declaraciones recogidas por la prensa turca Cihan Candemir, presidente de la Federación de Asociaciones del Cáucaso (KAFFED). «Millones de circasianos fueron asesinados durante las guerras del siglo XIX, y la deportación de un millón y medio de circasianos de sus tierras natales comenzó el 21 de mayo de 1864».

Según Candemir, los circasianos -que desde entonces vivieron en tierras del Imperio Otomano y posteriormente en la moderna república turca- aún siguen afrontando problemas actualmente, y a menudo no se les reconocen sus derechos. «Nuestros ancestros lucharon hombro con hombro con los pueblos de Anatolia durante la I Guerra Mundial y la Guerra de Independencia (llevada a cabo posteriormente por Turquía). Como ciudadanos de este país, servimos como soldados, trabajamos y pagamos nuestros impuestos… pero no se nos trata como ciudadanos iguales», subrayó el representante circasiano.

Las asociaciones en defensa de los derechos de esta minoría centran ahora mismo sus demandas en dos puntos principales: emisiones de radio y televisión en lengua circasiana (como ya ocurre por ejemplo con la minoría kurda), y una educación también en su lengua materna. Además Candemir clamó por que lo ocurrido en 1864 sea reconocido como un genocidio.

«El genocidio circasiano es muy diferente del armenio genocidio», explicó Recep Genel, un escritor turco de origen circasiano, explicando que a diferencia de las reivindicaciones en torno al llamado genocidio armenio, a menudo acusadas de estar respaldadas más por la política que por los documentos históricos, toda la documentación sobre el denominado genocidio circasiano está disponible e incluso Rusia reconoce los hechos. «Todos tenemos la documentación para demostrar quién fue subido a bordo de los barcos (para la deportación), y cuántos de ellos no consiguieron llegar (vivos) a tierra. Incluso Rusia es consciente de ello, por eso no puede negar las muertes», comentó Genel.

Esta no es la primera vez en la que la minoría circasiana se manifiesta en Turquía. El pasado 17 de abril ya hubo protestas de nuevo en Estambul en las que pedían el respeto a sus derechos culturales. Las asociaciones convocantes de la manifestación del sábado aseguran además que seguirán llevando a cabo nuevas demostraciones públicas hasta que se atiendan sus demandas.