La erupción de un volcán islandés amenaza de nuevo el tráfico aéreo

Una nueva erupción en Islandia, en este caso del volcán islandés Grímsvötn, el más activo del país, ha generado nubes de cenizas que podrían llegar hasta el sur de Europa.

Una nueva erupción en Islandia, en este caso del volcán islandés Grímsvötn -el más activo del país y situado sobre el mayor glaciar de Europa-, ha generado nubes de cenizas que podrían llegar hasta el sur de Europa poniendo de nuevo en peligro el tráfico aéreo sobre todo el continente.

El gobierno islandés ordenó el domingo el cierre del principal aeropuerto del país tras la erupción el sábado del Grímsvötn. Según las autoridades de aviación del país, las cenizas se extenderán por todo el espacio aéreo de Islandia obligando al cierre de todos los aeropuertos, y está previsto que la nube de cenizas alcance el sur de Francia y el norte de España a finales de esta semana.

Del volcán, situado sobre el mayor glaciar de Europa, sale una columna de humo que ha alcanzado por ahora los 15 kilómetros de altura. Los geólogos ya habían anunciado que el Grímsvötn, situado bajo el glaciar Vatnajökull, volvería a entrar en actividad este año, y han advertido que se trata de la mayor erupción de este volcán en los últimos cien años y de mayor potencia que la del Eyjafallajoekull, que el año pasado provocó un colapso aéreo de varias semanas en el tráfico aéreo de todo el hemisferio norte del planeta.