La restauración de la mezquita de Süleymaniye terminará a finales de año

Se espera que la centenaria Mezquita de Süleymaniye reabra sus puertas a finales de este año tras haber sido restaurada.

Se espera que la centenaria Mezquita de Süleymaniye reabra sus puertas a finales de este año tras haber sido restaurada. Durante el transcurso de la limpieza del recinto se han descubierto artefactos originales, incluyendo azulejos de İznik de cuatro siglos de antigüedad.

La mezquita, que fue construida hace 454 años y a la que su arquitecto Sinan se refirió como su “obra de aprendiz,” ha estado siendo restaurada a fondo desde el 2007, según miembros del Directorado de Provincial de Estambul de Fundaciones.

La restauración llevada a cabo por la Empresa de Construcción Gür se espera que llegue a su fin a finales del 2010, año en el cual Estambul es Capital Europea de la Cultura, y la mezquita reabrirá entonces sus puertas a los visitantes.

La Mezquita de Süleymaniye, que ya fue restaurada hace 50 años, nunca había sido sometida a un proceso de restauración tan exhaustivo. Los factores ambientales y los materiales pobremente escogidos han tenido efectos negativos en la estructura original de la mezquita. Como parte del proceso de restauración los patios y minaretes han sido cuidadosamente limpiados, los objetos de imitación instalados durante antiguas restauraciones han sido cambiados por piezas compatibles con la estructura original del edificio y nuevos azulejos de İznik han sido descubiertos.

Azulejos de İznik en los pilares

Azulejos de İznik originales de más de 450 años de antigüedad fueron desenterrados mientras los trabajadores retiraban el cemento de los “pies de elefante” (las cuatro columnas) que sostienen la cúpula central de 53 metros de altura y 26,5 de diámetro. Los informe técnicos sobre la conservación de los azulejos han sido ya elaborados y el trabajo ha comenzado. Historiadores del arte siguen llevando a cabo estudios en los nuevos objetos y reparando los defectos de la mezquita.

La de Süleymaniye es una mezquita otomana imperial localizada en Estambul, siendo uno de los monumentos más importantes de la ciudad. Fue el sultán Solimán I (el Magnifico) quien ordenó su construcción que fue llevada a cabo por el prestigioso arquitecto otomano Sinan, conocido como Mimar Sinan.