Los tulipanes vuelven a cubrir de colores Estambul

Hasta el próximo 30 de abril la ciudad acoge el 9º Festival Internacional del Tulipán, que trae numerosas actividades culturales y cubre con los vivos colores de los tulipanes los parques, plazas y jardines de Estambul.

Por noveno año consecutivo, la celebración en Estambul del Festival Internacional del Tulipán cubrirá hasta el próximo 30 de abril la metrópolis del Bósforo con los vivos colores de esta espectacular flor, unos días en los que además la ciudad acoge varios eventos culturales.

Con un coste total que ronda los cinco millones de liras (cerca de dos millones de euros), un total de 20 millones de tulipanes de 211 especies diferentes han sido plantados para la ocasión en parques, jardines y plazas de toda la ciudad.

Durante los días que dura el festival, organizado por el Ayuntamiento Metropolitano de Estambul, la ciudad acoge así mismo varias actividades y eventos en distintos parques y plazas; entre ellos se incluyen la Copa Tulipán, un torneo internacional de tenis femenino que se celebrará entre el 21 y el 27 de abril en el Parque Göztepe del distrito asiático de Kadıköy; o una exposición en la Galería de Arte de la República (en Taksim) sobre la interpretación contemporánea del arte decorativo otomano, que se exhibirá entre el 7 y el 13 de abril.

Otras actividades incluirán exhibiciones de pintura, arte y fotografía, conciertos de música, venta de productos relacionados con el tulipán, una exposición de esculturas de tulipán, y un concurso a la mejor foto de tulipán de todo el festival.

El Ayuntamiento de Estambul celebra desde 2006 la llegada de la primavera con una plantación masiva de tulipanes y un festival internacional que elige las mejores variedades de esta flor nacional turca, considerada además uno de los símbolos tradicionales de Estambul. Las calles y plazas de esta ciudad se cubren de un sinfín de tulipanes blancos, rojos, naranjas, rosas o azules como forma de revivir el esplendor de la antigua capital del Imperio otomano

Se cree que los tulipanes llegaron a Anatolia durante el siglo XIII importados desde el sur de la península de Crimea. Para los musulmanes otomanos, el tulipán era un símbolo de perfección, pues su nombre en caracteres otomanos se escribía de forma similar que «Allah» (Dios) y «hilal» (luna creciente). Además, cada flor del tulipán crece de un solo bulbo, con un solo tallo y sólo produce una floración, por lo que simboliza también la unicidad de Dios que propugna el Islam

Aunque en Occidente a menudo se la asocie con Holanda, no fue hasta el siglo XVI cuando esta flor llegó a Europa occidental y se empezó a plantar en ese país. Su difusor fue Oghier Ghislain de Busbecq, embajador holandés ante el sultán Solimán el Magnífico (1494-1566), quien era un gran amante de los tulipanes y solía ofrecerlos a las cortes europeas como símbolo de amistad. En aquellos tiempos existían unas 2.000 variedades de tulipanes gracias al trabajo de los floristas de la corte otomana, pero muchas de ellas se han perdido. El tulipán es de tal importancia en Turquía, que durante el Imperio otomano se llamó «Periodo de los Tulipanes» a la etapa de mayor esplendor cultural del Imperio, durante el siglo XVIII.