La AIEA sospecha que Irán podría estar fabricando la bomba atómica

La Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA) mostró este jueves en un informe su preocupación porque Irán pueda estar fabricando un arma nuclear a partir de uranio.

La Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA) mostró este jueves en un informe su preocupación porque Irán pueda estar fabricando un arma nuclear a partir del uranio que está enriqueciendo.

«La información de la que dispone la Agencia genera preocupaciones sobre la existencia potencial de actividades secretas pasadas o presentes de Irán, relacionadas con el desarrollo de una carga nuclear para un misil», señaló el director general de la AIEA en su informe, lo que supone la primera vez que la agencia internacional se muestra preocupada por las actividades nucleares que actualmente desarrolla Irán.
El documento hace especial referencia además al hecho de que el gobierno iraní haya ordenado un nuevo paso en el enriquecimiento de uranio, que se acerca ya al 20%, lo que abriría el camino potencial para la fabricación del combustible necesario para un arma nuclear, si bien los expertos estiman que para ello sería necesario alcanzar un enriquecimiento de uranio de entre el 80 y el 90%, y posiblemente Irán no cuente -aún- con la tecnología necesaria para ello.
Aunque el régimen iraní ha reiterado en numerosas ocasiones su intención de utilizar la energía nuclear sólo con fines civiles, e incluso ha justificado el nuevo proceso de enriquecimiento al 20% alegando que será usado como combustible en nuevo reactor de investigación médica, los expertos de la AIEA se muestran preocupados porque el gobierno de Teherán «no ha mostrado la cooperación necesaria para permitir a la agencia confirmar que todo el material nuclear de Irán se utiliza para actividades pacíficas», según detalla el informe de la organización.
Estas informaciones y sospechas se unen a las expresadas por el gobierno estadounidense, que por boca de un portavoz afirmó este jueves que Washington tiene «persistentes inquietudes sobre las actividades de Irán. No podemos explicar por qué se niegan a acudir a la mesa de negociaciones y a contestar de forma constructiva las preguntas que fueron planteadas». Además tras el descubrimiento el pasado mes de septiembre de que Irán había ocultado la existencia de una planta de enriquecimiento de uranio en Qom (al norte del país), «no existe para esa planta una explicación que sea coherente con la necesidad de un programa nuclear civil», subrayó el portavoz norteamericano.