Islandia dice no a la Unión Europea

El gobierno de Reikiavik solicitó el jueves formalmente a Bruselas que lleve a cabo los trámites necesarios para dar por cerradas las negociaciones de adhesión a la UE, iniciadas en 2009.

El gobierno islandés anunció oficialmente el jueves a Bruselas la retirada de su candidatura para entrar a formar parte de la Unión Europea (UE) después de que el ejecutivo de centro-derecha del primer ministro Sigmundur Davíð Gunnlaugsson adoptara esta decisión en una reunión de su gabinete celebrada el martes.

“El gobierno (de Islandia) no tiene intención de reanudar las discusiones para el ingreso en la UE”, decía un comunicado dado a conocer el jueves por el ministerio de exteriores. Reikiavik había presentado una solicitud formal para la adhesión en 2009, cuando los socialdemócratas ganaron las elecciones legislativas y en medio de una fuerte crisis económica que sacudió la economía nacional.

Sin embargo el espinoso asunto del reparto de cuotas de pesca –uno de los pilares de la economía islandesa- junto con la llegada en 2013 al poder de un nuevo gobierno euroescéptico había alejado nuevamente al país de la UE, con las encuestas de opinión mostrando a los islandeses cada vez más reacios a integrarse en el bloque europeo.

Pese a haber solicitado a las autoridades comunitarias su deseo de que den por concluido el proceso de integración en la UE, el gobierno de Reikiavik abogó por mantener las estrechas relaciones entre la Unión e Islandia, que es miembro de la Zona Schengen y del Espacio Económico Europeo.