Última esperanza para salvar las ruinas de Allianoi

Allianoi, un antiguo y valioso asentamiento termal romano cerca de la antigua Pérgamo, está a punto de quedar cubierto bajo 17 metros de agua debido a la construcción de un pantano.

Allianoi, un antiguo y valioso asentamiento termal romano cerca de la antigua Pérgamo, está a punto de quedar cubierto bajo 17 metros de agua debido a la construcción de un pantano, pero una reciente decisión de un tribunal turco podría haber dado una última esperanza a los grupos que luchan por evitar su desaparición.
 
El asentamiento, rico en fuentes termales, floreció durante el siglo II de nuestra era como parte del Imperio Romano. Sus ruinas, recientemente descubiertas, están sin embargo a punto de quedar bajo casi 20 metros de agua debido a que se sitúan en la cuenca fluvial de la que se abastecerá la Presa de Bergama Yortalı. Sin embargo desde hace años la Iniciativa Allianoi, un grupo de defensores del medioambiente, mantienen un pulso legal contra los planes por construir la presa en ese lugar.
 
Según un comunicado emitido hace unos días por el grupo, la Corte Suprema de Apelaciones de Turquía revocó recientemente una sentencia de un tribunal local que permitía el traslado de los objetos arqueológicos encontrados en el asentamiento de Allianoi hasta otro lugar bajo supervisión científica. «La decisión del tribunal local habría autorizado los preparativos y permitido el comienzo de la inundación (de la presa), por eso la apelamos», comentó Ali Arif Cangı, abogado de la Iniciativa Allianoi, en declaraciones al diario turco Hürriyet.
 
Para Cangı, sin embargo, la victoria es sólo un pequeño respiro ya que los trabajos en la presa siguen adelante, a pesar del gran valor histórico de los restos de esta ciudad romana, que apenas han podido ser estudiados por los expertos. «Lo que la administración está haciendo no es más que tapar ese acto ilegal», dijo Cangı en referencia al llenado de la presa, ya que según él si las autoridades tomaran de verdad cartas en el asunto y cumplieran con los preceptos legales «tendrían que comenzar a investigar  a aquellos que aprobaron esta presa y gastaron dinero público en ella», agregó.
 
Preguntado por si esta sentencia de la Corte Suprema de Apelaciones podría servir para salvar otros lugares arqueológicos que corren riesgo de quedar inundados por proyectos de presas, como es el caso de la ciudad de Hasankeyf (en el sureste de Turquía, Cangı no dudó en que el veredicto sienta un precedente con respecto a todas las zonas arqueológicas amenazadas por proyectos de grandes infraestructuras. «La sentencia es de interés para todas las zonas con presas que contienen restos arqueológicos», dijo Cangı.