13 años de prisión para el hombre que retiró una bandera turca en Diyarbakır

El incidente se produjo en junio de 2014 durante unas protestas de simpatizantes del PKK frente a una base militar. El acusado alegó en el juicio que “se le fue la cabeza”: “Es nuestra bandera”, aseguró.

Un tribunal de la ciudad de Diyarbakır, en el sureste de Turquía, sentenció a un total de 13 años y 9 meses de cárcel  al hombre que en junio de 2014 retiró una bandera nacional de Turquía de una base militar en el distrito de Lice, durante unas protestas que llevaron a cabo en la zona simpatizantes del grupo terrorista Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK).

El acusado, identificado únicamente por las siglas Ö.M., recibió una pena de 6 años y 3 meses por realizar un “crimen en nombre de una organización terrorista”, 3 años y 1 mes por “insultar los símbolos de la soberanía nacional”, 2 años y 6 meses por “entrar en una zona militar prohibida”, 1 año y 3 meses por “realizar propaganda de una organización terrorista cubriéndose el rostro”, y 7 meses y 15 días de cárcel por “violar la ley de reuniones y manifestaciones”.

En su defensa ante el alto tribunal, Ö.M. negó su pertenencia al PKK e insistió en que cuando retiró la bandera no pensaba en lo que hacía. “Esta bandera es nuestra bandera. Es una bandera hecha con la sangre de nuestros mártires. Simplemente en aquel momento se me fue la cabeza, lo hice sin darme cuenta”, declaró.

El incidente, que tuvo gran difusión en los medios de comunicación, despertó en su día una ola de indignación en toda Turquía y se produjo durante las violentas protestas de simpatizantes del PKK en la región por la construcción de nuevas comisarías y puestos de la gendarmería. Muchas de las críticas se dirigieron incluso contra los militares de la base por no abrir fuego contra el hombre que penetró en el recinto a retirar la bandera; Erdoğan, por entonces primer ministro, respondió a la oposición que si hubieran disparado el PKK lo habría utilizado para inflar aún más las tensiones en la zona.