Un soldado turco muerto en un atentado suicida en Kabul

El ataque, reivindicado por los talibanes, afectó a un convoy escoltado por militares turcos si bien estaba dirigido contra un séquito estadounidense.

Un atentado suicida en la capital de Afganistán dejó el jueves por la mañana dos víctimas mortales en Kabul, incluyendo un soldado turco, después de que un vehículo hiciera explosión en un ataque que fue reivindicado por los talibanes.

La explosión tenía lugar a las 8:00 de la mañana hora local (4:30 CET) cerca de la embajada de Irán en Kabul, cuando un terrorista suicida se inmoló al paso de un convoy extranjero en pleno centro de la capital afgana, según confirmaron los propios talibanes en un mensaje emitido posteriormente.

El vehículo, un Toyota Corolla cargado de explosivos, causó la muerte a un civil afgano y a un soldado turco que formaba parte del equipo de seguridad que custodiaba a İsmail Aramaz, principal representante civil de la OTAN en Afganistán, según informaron posteriormente en un comunicado las Fuerzas Armadas Turcas (TSK). Otro sargento turco resultó herido y fue trasladado al hospital de la Alianza Atlántica en la base aérea de Bagram, donde según fuentes médicas se recupera favorablemente.

Un portavoz de los talibanes, Zabihullah Mujahid, anunció a través de la red social Twitter que no obstante su objetivo no era el convoy turco, sino un convoy militar estadounidense “que circulaba por la calle donde se ubica la embajada turca en Kabul”.

La embajada de Turquía en Afganistán condenó duramente el atentado, mientras que el primer ministro turco Ahmet Davutoğlu aseguró tras conocer la noticia que su país seguiría contribuyendo a la paz y la estabilidad en esta nación centro asiática. “Turquía siempre se mantendrá firme y con determinación contra tales ataques, y seguirá haciendo todo lo posible por la estabilidad y la pacificación en Afganistán”, declaró desde Ankara.

En similares términos se manifestó el ministro de exteriores Mevlüt Çavuşoğlu, recordando que la misión de Turquía en ese país siempre había sido pacífica y de reconstrucción. “Nunca hemos enviado fuerzas de combate a Afganistán; por el contrario, han sido no combatientes” insistió Çavuşoğlu, añadiendo que a lo largo de estos años nunca ha habido ataques directos contra militares turcos.