Mueren 8 soldados turcos al explotar una mina colocada por el PKK

Los soldados viajaban en un vehículo que quedó destrozado después de que una bomba colocada junto a una carretera en la provincia de Siirt fuese activada por control remoto.

8 militares turcos fallecían el miércoles al mediodía en la provincia de Siirt, en el extremo sureste de Turquía, después de que un artefacto explosivo colocado por militantes del grupo terrorista Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) fuese activado por control remoto al paso de su vehículo.

Según anunció el Estado Mayor de las Fuerzas Armadas Turcas (TSK) en un comunicado dado a conocer a través de su página web, el atentado se produjo en torno a las 14:10 hora local (13:10 CET) en el distrito de Pervari, una región montañosa al este de la provincia, en una carretera que conectaba esta zona con la ciudad de Siirt. El artefacto, colocado junto a la carretera, fue detonado por control remoto al paso de un convoy militar, un método habitualmente empleado por el PKK para sus atentados contra las fuerzas de seguridad turcas en la región.

La oficina del gobernador de Siirt confirmaba poco después la noticia y la muerte de 8 soldados en el atentado. Tras el ataque, el ejército turco puso en marcha una amplia operación en la zona para tratar de localizar a los responsables de la acción, que se produce en medio del recrudecimiento de las acciones armadas por parte del PKK desde que el pasado mes de julio pusiera fin unilateralmente a la tregua declarada en 2013.

Precisamente otros cuatro militares morían a consecuencia de otro enfrentamiento con miembros del grupo armado ocurrido a última hora del martes en la provincia de Diyarbakır, después de que las fuerzas de seguridad turcas intentasen retirar unas barricadas colocadas para bloquear el paso a través de la principal carretera que conecta las provincias de Diyarbakır y Bingöl, al sureste del país. Tres de ellos murieron en los combates ocurridos el martes, mientras que la cuarta víctima falleció el miércoles por la mañana a consecuencia de sus heridas, según informó la prensa local.