incendio de una discoteca en Estambul

Revelan las causas del incendio que mató a 29 personas en una discoteca de Estambul

El departamento de bomberos de Estambul ha hecho público esta semana el informe en el que se revelan las causas del incendio que a principios de abril mató a 29 personas en la discoteca “Masquerade”, situada en los bajos de un edificio de 16 plantas en el distrito estambulita de Beşiktaş. 

La tragedia se produjo el pasado 2 de abril durante unos trabajos de renovación del local que se estaban llevando a cabo en la discoteca, y que según reveló más tarde el propio alcalde metropolitano de Estambul, Ekrem İmamoğlu, carecían de licencia municipal. Pero el informe dado a conocer por el departamento de bomberos de la ciudad revela además deficiencias muy graves y fundamentales en la seguridad del local que en buena parte condujeron al desastre.

Según señala el informe que ha trascendido a la prensa turca, la discoteca carecía de señalización luminosa de emergencia o de cualquier otra señal para mostrar la ubicación de las salidas; además, los sistemas automáticos de extinción de incendios no funcionaban, y tampoco estaban operativos las mangueras o los extintores de pared. A estas graves deficiencias en seguridad hay que añadir el hecho de que en la noche que se produjo el incendio se hubiesen juntado en el local decenas de empleados y obreros a invitación de los dueños de la discoteca con el objetivo de celebrar juntos el iftar, la cena de ruptura del ayuno durante el Ramadán

De hecho, los propietarios del local tenían prisa por acabar cuanto antes las obras para que la discoteca pudiese reabrir el 10 de abril, coincidiendo con los días festivos por el fin del Ramadán. Así, las 29 víctimas del incendio fueron trabajadores que participaran en los trabajos de renovación del club, que permanecía cerrado por obras durante el mes de duración del Ramadán.

Momentos de caos y pánico en medio de la oscuridad

El informe de los bomberos concluye que el incendio se desató a raíz de unas chispas producidas durante una soldadura; estas incendiaron rápidamente el material aislante y altamente inflamable de las paredes y el suelo en la zona de la entrada de la discoteca, situada en la segunda planta del sótano del edificio. 

Las llamas pronto envolvieron toda la zona de la entrada propagándose por la fachada del edificio y las ventanas de PVC de las plantas superiores, si bien los vecinos de esas viviendas pudieron ser evacuados a tiempo por los bomberos. Los momentos que se vivieron dentro del club fueron de caos y pánico, con explosiones de paneles eléctricos que extendían aún más el fuego, que se propagó rápidamente y comenzó a generar un denso humo mientras el local se quedaba sin luz eléctrica y a oscuras. 

Los trabajadores trataron en vano de apagar las enormes llamas con algún extintor portátil, pero sus esfuerzos resultaron inútiles: en pocos minutos las 29 personas atrapadas por el incendio en esta discoteca de Estambul perecieron asfixiadas mientras trataban de encontrar la salida en medio de la oscuridad.