dulces durante la Fiesta del Ramadán

Millones de musulmanes celebran el fin del Ramadán

Millones de musulmanes en Turquía y en todo el mundo celebran desde hoy la fiesta del fin del Ramadán (Ramazan Bayramı en turco, o Eid al-Fitr en árabe), que marca el final del ayuno según el calendario lunar islámico y el comienzo de varios días de celebraciones durante los que es costumbre preparar suculentas comidas, visitar a familiares y acudir a los cementerios, hacer regalos y comer dulces, de ahí que en Turquía también se la llame la Fiesta del Dulce (Şeker Bayramı).

Una imagen habitual en estas fechas es ver los mercados abarrotados de gente que compra desde los típicos dulces para celebrar el fin del Ramadán hasta ropa y calzado nuevo para visitar a sus parientes o amigos. En estas fechas, son millones de personas las que viajan por carretera o avión para reunirse con familiares lejanos, y muchos vuelos así como rutas de tren y autobús llevan días o incluso semanas con las reservas de billetes al completo, siendo habitual ver en las principales estaciones de tren o autobús, o en los aeropuertos, largas colas de gente que viaja cargada de regalos.

El fin del Ramadán deja también imágenes sorprendentes en grandes urbes como Estambul, donde al margen de las mezquitas donde muchos fieles musulmanes acuden a rezar, la ciudad parece mucho más vacía y silenciosa debido a que gran parte de sus residentes viajan a otras provincias o incluso al extranjero a visitar a sus familiares, o también -por qué no- otros prefieren pasar estos días de vacaciones en grandes resorts turísticos de la costa turca del Mediterráneo o el Egeo. Para quienes se quedan atrás o visitan estos días Estambul como simples turistas, estas fechas pueden ser una ocasión de disfrutar de la magia de la Fiesta del Ramadán… pero también de recorrer la metrópolis turca con una quietud inusual, al menos más allá de los grandes lugares turísticos como Santa Sofía o la Avenida Istiklal.