Los sindicatos turcos insisten en celebrar el 1 de Mayo en Taksim

Pese a la prohibición de las autoridades, las principales organizaciones sindicales de Turquía han declarado abiertamente su intención de volver a concentrarse en la icónica plaza con motivo del Día del Trabajo.

La Confederación de Sindicatos de Funcionarios de Turquía (Memur-Sen) ha vuelto a presentar una solicitud ante la oficina del gobernador en Estambul para celebrar el 1 de Mayo, Día Internacional del Trabajo, en la emblemática Plaza Taksim de la ciudad, algo que las organizaciones sindicales no han podido hacer en los últimos años.

Según informó el miércoles el diario turco Cumhuriyet representantes de la confederación sindical habrían presentado una segunda solicitud al gobernador, después de que éste rechazara la primera petición presentada para realizar el evento en Taksim, donde las celebraciones del Primero de Mayo se llevaron a cabo por última vez en 2012.

Tanto la Confederación de Sindicatos Progresistas (DİSK), como la Confederación de Sindicatos de Empleados Públicos de Turquía (KESK), dos de las grandes organizaciones sindicales del país, han manifestado igualmente su intención de celebrar el Primero de Mayo en la icónica plaza, escenario además en 2013 de las protestas y disturbios contra el gobierno desatados a raíz del Gezi Park.

Precisamente ambos sindicatos, junto con la Asociación Médica Turca (TTB), fueron absueltos en un reciente juicio celebrado por convocar las marchas del 1 de Mayo en Taksim en 2015, cuando los enfrentamientos entre sindicalistas y la policía antidisturbios que trató de impedir el acceso a la plaza dejaron más de un centenar de detenidos.

La Plaza Taksim posee un especial significado simbólico para los sindicatos porque fue en este lugar donde 36 personas murieron tiroteadas en 1977 durante el llamado «Primero de Mayo Sangriento», en un trágico suceso atribuido a ultraderechistas turcos que abrieron fuego desde lo que hoy día es el Hotel Marmara, si bien los responsables realmente nunca fueron identificados.

Aquel incidente provocó que durante décadas se prohibieran las concentraciones del 1 de Mayo en Taksim, hasta que en 2010 precisamente el gobierno turco autorizó nuevamente las las manifestaciones sindicales en ese lugar con motivo del Día del Trabajo, que además fue declarado por primera vez fiesta nacional en Turquía.

La alegría para los sindicatos sin embargo duró poco, y en 2013 las autoridades turcas volvieron a prohibir las concentraciones en el lugar con motivo de esa festividad alegando como motivo las obras de remodelación de Taksim; desde entonces la prohibición ha estado vigente por los disturbios protagonizados en los últimos años por los sindicatos, que rechazan otros lugares alternativos ofrecidos por las autoridades locales para sus concentraciones.