Erdoğan: »No podemos seguir posponiendo la reforma de la constitución»

El primer ministro Erdoğan dijo el viernes que su partido AKP iniciará la próxima semana la ronda de conversaciones con el resto de partidos sobre las reformas propuestas en la Constitución.

El primer ministro Erdoğan dijo el viernes que su partido AKP iniciará la próxima semana la ronda de conversaciones con el resto de partidos sobre las reformas propuestas en la Constitución, a pesar de que la oposición se opone radicalmente a cualquier cambio en la carta magna.
Erdoğan dijo en un discurso a miembros de su partido que el AKP buscará el apoyo de la oposición para aprobar las reformas constitucionales propuestas, si bien advirtió que si ésta no accede a apoyar una reforma constitucional el gobierno no dudará en recurrir a un referéndum para conseguir sacarlas adelante.

«El parlamento tiene la autoridad, el deseo y el poder de aprobar estas reformas. Quiero creer que la oposición se comportará con sentido común. Se trata de una necesidad muy urgente para Turquía», declaró el primer ministro turco.

 
«Esto es lo que Turquía necesita urgentemente. Los cambios no se desean por razones personales, sino que están en línea con las expectativas del país y de la gente, y las expectativas de un país que mantiene conversaciones para entrar en la Unión Europea», agregó Erdoğan, que subrayó que no se pueden posponer por más tiempo las reformas en la Constitución, que fue aprobada en 1982 tras un golpe de estado militar dos años antes. La UE exige además a Turquía una reforma radical de su carta magna como uno de los requisitos para su entrada.
 
Aunque la oposición del CHP -el partido que más intransigentemente se opone a la reforma- ha amenazado con provocar unas elecciones anticipadas si el AKP decide sacar adelante cualquier modificación en la actual constitución, lo cierto es que el AKP cuenta con mayoría suficiente para evitarlo y el propio primer ministro Erdoğan ha descartado cualquier posibilidad de unas elecciones anticipadas, que ocurrirían además en un momento delicado en que el país comienza a salir de la crisis. En cualquier caso, los sondeos apuntan a que el AKP volvería a ganar un tercer mandato, aunque no está claro si tendría mayoría suficiente para seguir gobernando en solitario.