Turquía captura en la frontera siria un terrorista suicida del Daesh

El sospechoso, que llevaba en su cuerpo un cinturón explosivo listo para ser detonado, fue interceptado junto con otros 9 militantes del grupo cuando trataba de entrar en Turquía desde Siria.

Un terrorista suicida listo para perpetrar un atentado fue detenido el martes por militares turcos junto con un grupo de presuntos militantes del Daesh cuando éstos intentaban entrar en Turquía desde Siria, según informaron las Fuerzas Armadas Turcas (TSK) en un comunicado.

De acuerdo a la información proporcionada por el ejército turco, un total de 10 posibles miembros del autoproclamado Estado Islámico (Daesh, por su nombre en árabe) fueron interceptados en la frontera siria el 22 de marzo cuando intentaban entrar ilegalmente en Turquía a través de la provincia de Gaziantep, en el sureste del país.

Entre ellos se encontraba un terrorista suicida que transportaba un cinturón explosivo listo para ser detonado, según imágenes difundidas por las Fuerzas Armadas de Turquía en las que se mostraba al sospechoso capturado junto con el artefacto, tras ser desactivado previamente por especialistas en explosivos.

Esta no es la primera vez que las autoridades turcas detienen en las provincias de Gaziantep y Kilis, fronterizas con regiones de Siria bajo control del Daesh, a militantes del grupo extremista que controla extensas regiones de Siria e Irak, si bien no es frecuente que estos crucen la frontera preparados para cometer atentados suicidas.

Estas detenciones coincidieron precisamente con el día en que el grupo terrorista reivindicó una cadena de atentados en Bruselas que dejaron 34 muertos y cerca de un centenar de heridos en el corazón de la capital europea.

Turquía se encuentra en estado de alerta terrorista después de que un terrorista suicida del Daesh se inmolara el sábado en la céntrica Avenida İstiklal de Estambul, dejando 3 turistas israelíes y un iraní muertos. El domingo el derbi que iba a disputarse en la ciudad entre el Fenerbahçe y el Galatasaray fue suspendido después de que la inteligencia turca recibiera informaciones de que el Daesh planeaba un gran atentado al estilo de los de París o Bruselas en el Türk Telekom Arena, coincidiendo con la salida de los espectadores del partido.

Además unidades de la lucha antiterrorista de la policía turca y de los servicios de inteligencia del país euroasiático continúan buscando a tres presuntos terroristas del Daesh, que según ciertas informaciones habrían entrado en Turquía con órdenes de cometer atentados en lugares concurridos del país, especialmente en Estambul.