juicio por el asesinato del gato Eros

Tensión en Turquía durante el juicio por el asesinato del gato Eros

La repetición del juicio contra Ibrahim Keloğlan, el hombre acusado por el asesinato del gato “Eros”, al que mató a patadas en un bloque de apartamentos del distrito de Başakşehir en Estambul durante la noche de Nochevieja, estuvo rodeada de una elevada tensión por la presencia de un gran número de personas que exigían una condena ejemplar por unos hechos que han causado de nuevo una conmoción en la sociedad turca.

Durante la sesión del juicio celebrada ayer en los juzgados de Küçükçekmece, Keloğlan fue condenado de nuevo por el cargo de “muerte intencionada de animales”, y el tribunal le impuso la prohibición de salir del país. Pese a los esfuerzos de la policía, la sala del tribunal se vio sobrepasada por la llegada de cientos de personas que querían asistir al juicio, lo que obligó a trasladarlo a otra sala mayor; aun así, un gran número de personas tuvo que quedarse fuera, donde se corearon eslóganes pidiendo “justicia para Eros”, en medio de una gran tensión.

Durante el juicio, quedó demostrado que el acusado atacó sin razón aparente y con saña al gato, al que propinó patadas durante 5 minutos hasta matarlo a pesar de que el animal trató de huir en varias ocasiones. Si bien Keloğlan se enfrentaba a una pena de hasta 4 años de cárcel de acuerdo a la nueva ley contra el maltrato animal, finalmente el tribunal dictó una sentencia de 2 años y 6 meses de cárcel.

La sentencia es en cualquier caso el doble que la condena reducida a 1 año y 3 mes de prisión que recibió inicialmente Keloğlan por otro tribunal, que entonces argumentó que el autor del asesinato del gato Eros no tenía antecedentes penales y había mostrado su arrepentimiento durante el juicio. La decisión judicial desató entonces una gran polémica y una ola de indignación en toda Turquía, donde una campaña en change.org recogió cerca de un cuarto de millón de firmas exigiendo un nuevo juicio y una sentencia ejemplar.