liga turca, agresión a un árbitro

Suspendidos todos los partidos de fútbol en Turquía tras la agresión a un árbitro

La Federación Turca de Fútbol (TFF) anunció a primera hora de hoy la suspensión indefinida de todos los partidos de fútbol en todas las ligas de Turquía, tras la brutal agresión sufrida ayer por un árbitro durante el partido de la 15ª jornada de primera división que se disputó en Ankara entre el Ankaragücü y el Rizespor. “Hemos suspendido todos los partidos en todas las ligas, indefinidamente. Esta agresión es una vergüenza para el fútbol turco. El fútbol turco no se merece esto, decimos basta”, declaró a la prensa el presidente de la TFF, Mehmet Büyükekşi, tras una reunión de emergencia de la directiva.

La agresión no solo estuvo protagonizada por el presidente del Ankaragücü, Faruk Koca, quien saltó al terreno de juego al acabar el partido y propinó un puñetazo al árbitro, Halil Umut Meler; al menos otros dos miembros del cuerpo técnico del equipo propinaron también patadas en la cara al colegiado mientras este estaba tirado en el suelo, conmocionado por la agresión. 

Meler tuvo que ser escoltado fuera del terreno de juego y fue  ingresado en un hospital, donde permaneció bajo observación, y se espera que reciba hoy el alta. El Ministro del Interior, Ali Yerlikaya, confirmó que ya se ha emitido una orden de detención contra varios implicados incluyendo el presidente del Ankaragücü, que fue detenido esta mañana y ya está en prisión.

“El fútbol turco ha recibido una bofetada de vergüenza”, declaró el presidente de la TFF. “El club, su presidente, sus directivos, y todos los culpables de atacar al árbitro Umut Meler, serán castigados de la forma más severa posible”, añadió Büyükekşi, quien cargó también contra quienes alientan los ataques a los árbitros. “Cualquiera que fomente las agresiones contra los árbitros es cómplice de este despreciable delito. Los presidentes de clubes, ejecutivos, entrenadores, jugadores y comentaristas de televisión que atacan a los árbitros en sus declaraciones, son autores de este ataque. No degrademos más la imagen del fútbol turco. No nos avergoncemos ante el resto del mundo”, añadió.

No sólo en el mundo del deporte y el fútbol en Turquía, sino también en la política, la salvaje agresión al árbitro del Ankaragücü-Rizespor ha desatado las más duras críticas, empezando por el presidente del país: “El deporte significa paz y hermandad. El deporte no es compatible con la violencia. No permitiremos jamás que la violencia tenga lugar en el deporte turco”, dijo Erdoğan. También el nuevo líder de la oposición, Özgür Özel, condenó sin paliativos el suceso, y pidió acciones inmediatas contra la violencia en el deporte.