liga turca, agresión al árbitro del Ankaragücü-Rizespor

Escándalo en la liga turca: agresión salvaje al árbitro tras un partido

La 15ª jornada de la liga turca, que incluyó el derbi entre el Fenerbahçe y el Beşiktaş y que en principio se cerraba el lunes con dos partidos de equipos menores, ha acabado saltando a toda la prensa internacional por el escándalo y la salvaje agresión que se ha producido al finalizar el partido entre el Ankaragücü, equipo de la capital turca, y el Çaykur Rizespor, del Mar Negro. Con el encuentro ya finalizado (1-1), el presidente del equipo capitalino, Faruk Koca, saltó al terreno de juego y sin pensárselo dos veces corrió hacia el árbitro, Halil Umut Meler, y le propinó un puñetazo en la cara.

Tras una breve trifulca en el césped, con la afición aún caliente abucheando el arbitraje y el colegiado en el suelo mientras personal de la TFF trataban de protegerlo, varios jugadores se llevaban de la escena a Koca, que aún trató de agredir de nuevo al árbitro mientras estaba en el suelo; este, aún conmocionado y que también recibió patadas en la cara mientras permanecía sobre el césped (presuntamente por miembros del cuerpo técnico del Ankaragücü), pudo levantarse posteriormente pero su rostro aparecía visiblemente magullado, y con un ojo totalmente hinchado.

¿La razón de esta salvaje e injustificable agresión por parte del presidente del Ankaragücü, y parte de su cuerpo técnico? El penalti que el árbitro pitó a favor del Rizespor en el tiempo de descuento, y que le permitió empatar el partido que el equipo de Ankara ganaba desde el minuto 14 de juego. Además, pocos minutos después de iniciarse la segunda parte del encuentro el colegiado expulsó al delantero gambiano Ali Sowe por una muy cuestionada segunda amarilla, dejando al Ankaragücü con un jugador menos sobre el terreno de juego (si bien en el minuto 90 Emir Han, del Rizespor, también vio la 2ª amarilla). 

Sin duda, ambas decisiones desataron las iras del cuerpo técnico local, que debió pensar que aquello respondía a quién sabe qué conspiración, y desgraciadamente decidió que la cuestión debía decidirse al margen del deporte. Por ahora, el árbitro ha presentado ya una denuncia formal contra Koca por esta salvaje agresión. Pero el escándalo y la indignación en la liga turca, solo acaban de empezar. Las consecuencias finales, aún están por ver.