Las historia oculta de Gaziantep

Gaziantep (o Antep para abreviar) siempre ha tenido una historia ilustre, pero durante los 90 su cercanía a la frontera este de Turquía amedrentó a muchos turistas extranjeros. En los últimos años sin embargo, se han calmado los ánimos en el sureste y ha comenzado a recibir a más y más turistas.

Gaziantep (o Antep para abreviar) siempre ha tenido una historia ilustre, pero durante los 90 su cercanía a la frontera este de Turquía amedrentó a muchos turistas extranjeros. En los últimos años sin embargo, no sólo se han calmado los ánimos en el sureste sino que la apertura de la Presa Birecik hizo que el antiguo asentamiento romano de Belkis-Zeugma se inundase. Después de que los arqueólogos se apresurasen a salvar lo que pudiesen de los magníficos mosaicos que una vez decoraron las villas de las orillas, el lugar obvio para guardarlas y exhibirlas era Antep, que comenzó entonces a recibir a más y más turistas.

Un rápido vistazo al mapa revela que Antep está cerca de la frontera siria, un hecho que ha influenciado su historia, arquitectura y cocina. Durante siglos lucharon por su dominio bizantinos, árabes, selyúcidas, mamelucos y mongoles, antes de que los otomanos tomasen el lugar en 1516 durante el reinado de Selim I.

Mientras que antes era la historia antigua la que dominaba las atracciones turísticas en Antep, historia más reciente se está haciendo su hueco. A principios del siglo XX, por ejemplo, había un importante comunidad Armenia en Antep que dejó tras de sí estupendas iglesias. Después, en 1920, durante la Guerra de la Independencia, los franceses invadieron la ciudad en un intento de hacerse con una porción de terreno en el sureste de Turquía. Tras 10 meses la ciudad fue obligada a capitular, pero había resistido con tanto tesón y valentía a los franceses que se le dio el epíteto de «Gazi» (Heroico) para conmemorar dicho evento.

Esto es suficiente para la historia. ¿En qué otro lugar podrías empezar a Antep si no es en su nuevo museo? Aquí encontrarás una rica colección de mosaicos que capturan la vida y las leyendas de la época romana, todos alrededor de una fiera estatua de Marte, el antiguo dios de la guerra, que fue recuperada inesperadamente de las cenizas de Zeugma. El más famoso de los mosaicos es un pequeño fragmento que muestra a una niña gitana que se esconde inconscientemente en un cuarto.

A poca distancia del museo se encuentra el castillo que se yergue en una colina artificial cómo su homólogo en Aleppo (Haleb), al otro lado de la frontera. El castillo ha sido restaurado recientemente, y aunque sus contenidos son de un interés limitado, sus murallas ofrecen un lugar en el que poder contemplar los alrededores. Alrededor de la base del montículo, la Unión Europea ha financiado la restauración de un antiguo hamam (baño turco). Tras estas específicas atracciones se encuentra una red de calles que constituyen el bazar, un gran lugar en el que hacerse con bronce antiguo y moderno.

Las otras joyas de Antep

En una visita rápida, Gaziantep puede parecer una típica fea ciudad moderna. Sin embargo, si dispones de tiempo, merece la pena deambular por sus calles traseras, donde descubrirás las estrechos callejones con antiguas mansiones, que pueden no parecer gran cosa por fuera pero que ocultan verdaderas glorias en su interior. Para hacerse a la idea de lo que fueron estas mansiones en su época de esplendor, ve directamente al Museo Hasan Süzer que se encuentra al suroeste de la plaza principal, dominada por una estatua ecuestre de Atatürk. En un estilo típico de Antep, esta casa posee un patio interior decorado con mármol blanco y negro y habitaciones que dan al patio en todas direcciones. Los cuartos han sido restaurados para mostrar la grandeza otomana, aunque lo que tal vez te sorprenda más es el almacén en forma de cueva que está debajo de la casa con sus curiosos e inesperados ecos de la Capadocia.

Puedes ver este tipo de arquitectura de una forma más íntima reservando una habitación en el estiloso Anadolu Evleri (Casas de Anatolia) o en los más destartalados Belkis Han, dos hoteles creados con habitaciones agrupadas alrededor de patios rayados. De todas formas, varios cafés también han sido construidos dentro de antiguas mansiones. El mejor de todos es el Papirüs Cafeterya donde las mesas están dispuestas alrededor de un antiguo y nudoso árbol en el patio. Durante algún tiempo este edificio fue la sede del Consulado Sirio; pide a uno de los camareros que te enseñe los cuartos de los pisos de arriba, unos fantasiosos espejos y unos frescos marchitos piden a gritos un conservador.

Dejando de un lado las mansiones, las otras joyas arquitectónicas de Antep son sus mezquitas, algunas de ellas fueron antes iglesias. Se puede notar la proximidad con Siria en que la mayoría de los minaretes hay balcones y están decorados. Pero lo más llamativo son las rayas blancas y negras que rodean la puerta y los marcos de las ventanas, y ocasionalmente todo el exterior. El edifico que mejor refleja esto en toda su magnificencia es la Kurtuluş Camii, que empezó siendo una catedral en 1892, aunque también merece la pena la Kendirli Kilisesi, que es más fácil de encontrar y se remonta al año 1860.

Pregunta a un turco que asocian con Gazantep y lo más seguro es que respondan «şam fıstığı» (pistachos). Por supuesto, de los pistachos viene el baklava, el mejor tal vez se encuentre en İmam Çağdaş, un restaurante en el bazar, al lado de Anadolu Evleri, donde diariamente hornean y despachan dos toneladas de baklava a todo el país. Acaba con el hambre tomándote un especiado Adana kebap o un fino lahmacun y prepárate para una noche en la ciudad, que ofrece más distracciones de las que te imaginas. Evita los locales de la plaza principal y ve a la calle peatonal Gaziler Caddesi donde una hilera de atmosféricos cafés-bares con música en vivo atrae a los estudiantes. Café Şahzade está en un antiguo hamam, pero pronto encontrarás tu local favorito.

Dónde dormir

Anadolu Evleri, teléfono: (+90) 0342 220 9525

Belkis Han, télefono: (+90) 0342 220 2020

Nil Hotel, teléfono: (+90) 0342 220 9452

Cómo llegar allí

Hay vuelos diarios desde Estambul a Gaziantep al igual que autobuses desde Ankara y otras grandes ciudades vecinas. Puedes incluso ir a Gazientep en tren desde Adana.