La policía turca confisca cientos de kilos de heroína con destino a Europa

El alijo, compuesto por 360 kilogramos e incautado en un piso de Estambul alquilado por un ciudadano iraní, está valorado en más de 3 millones de euros.

La policía turca anunció el lunes la detención de unas 70 personas en los últimos días en el transcurso de varias redadas anti-droga en la provincia de Estambul, gran parte de la cual fue localizada en un piso del distrito de Esenyurt que servía como almacén provisional antes de ser distribuida por varios países europeos.

Según informó la oficina de narcóticos de Estambul, entre el 20 y el 26 de abril las fuerzas de seguridad se habrían incautado de 360 kilogramos de heroína, 3 kilogramos de bonzai (una sustancia altamente adictiva muy consumida en Turquía), 2,6 kilogramos de cocaína y más de 92.000 pastillas de éxtasis.

La heroína, valorada en unos 9 millones de liras turcas –más de 3 millones de euros-, fue localizada en una vivienda de Esenyurt ubicada en los bajos de un edificio y que había sido alquilado por 700 liras por un ciudadano iraní, K.A., un hombre con antecedentes penales que había entrado al país con visado de turista.

La droga, traída desde Irán y que pretendía ser vendida en Europa, estaba almacenada en más de 600 paquetes prensados. La policía puso en marcha la operación tras recibir un chivatazo y mantener vigilado el lugar durante 10 días.

Esta redada tiene lugar después de que este mismo mes se localizaran otros 600 kilogramos de heroína que viajaba oculta en un camión quitanieves en la provincia de Elazığ, al este de Turquía, en lo que constituye el mayor alijo incautado en lo que va de año en el país euroasiático.

El gobierno turco puso en marcha en noviembre de 2014 un plan de acción global para combatir la distribución y venta de estupefacientes mediante la colaboración entre equipos especializados en la lucha anti-droga y las fuerzas de seguridad, y que incluye mayores penas de prisión para los traficantes y camellos, que podrían hasta duplicarse si el delito se comete cerca de centros educativos.