Kılıç: »No hemos tenido en cuenta sólo el caso de Batasuna»

El Presidente del Tribunal Constitucional afirmó tener «la conciencia tranquila» por la decisión de ilegalizar al partido nacionalista kurdo DTP por vínculos con el grupo terrorista PKK.

El Presidente del Tribunal Constitucional, Haşim Kılıç, afirmó tener «la conciencia tranquila» por la decisión de ilegalizar al partido nacionalista kurdo DTP por vínculos con la organización terrorista PKK, y aseguró que el caso de Herri Batasuna en España no fue el único que se tuvo en cuenta a la hora de emitir un veredicto.
 
«Todos los miembros (del tribunal) implicados en el caso son conscientes de la sensibilidad del público», dijo en una entrevista con el diario turco Milliyet el presidente del Constitucional, quien volvió a recalcar que el veredicto se emitió tras más de dos años de examinar detalladamente todas las pruebas presentadas por las partes.
 
En referencia a quienes aseguran que el tribunal tomó en consideración el caso del partido nacionalista vasco Batasuna, cuya ilegalización fue ratificada por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, Kılıç dijo que no había sido el único caso que habían examinado. «Hay grabaciones disponibles. No me referí a la sentencia del Tribunal Europeo sobre Herri Batasuna, pero confirmé que había examinado todas las sentencias de dicho tribunal, incluyendo la de Batasuna, cuando los periodistas me preguntaron», declaró Kılıç, que también descartó cualquier influencia política en la sentencia.
 
«Siempre tenemos en cuenta los precedentes de los tribunales europeos. Pero esto no significa que el caso de Batasuna tenga una influencia directa o especial con respecto a nuestra decisión».
Kılıç también se refirió a las críticas realizadas por el presidente del DTP, Ahmet Türk, por el hecho de que se le prohibiera también a Leyla Zana participar en actividades políticas durante 5 años, a pesar de que Zana -que ya estuvo 15 meses en prisión acusada de colaborar con el PKK- ya no fuera diputada del partido. «Según la oficina del fiscal general, Leyla Zana sigue siendo miembro del DTP «, dijo Kılıç justificando así la decisión.
 
El presidente del Constitucional pareció hastiado cuando se le volvió a insistir en que la sentencia pudiese afectar al proyecto del gobierno para otorgar más derechos culturales a la minoría kurda de Turquía. «¿Qué más puedo decir? El caso fue entregado al Constitucional hace dos años (…) Se han examinado las evidencias con todo detalle, incluyendo CDs, textos y demás. Sí, hubiera sido posible posponer el anuncio de la decisión final… ¿Pero cuál sería la diferencia? El veredicto final fue hecho tras completar las investigaciones».
Otra de las críticas hechas estos días en Turquía al Tribunal Constitucional tras dar a conocer su veredicto fue que en la sentencia no se contemplase ninguna condena para Emine Ayna, co-presidenta del DTP y bien conocida por dirigir la rama radical del partido y su ideología próxima al PKK, mientras que sí se condenó a su otro co-presidente, Ahmet Tük, y a la diputada y antigua líder del DTP Aysel Tuğluk, que dentro del DTP defienden posturas más democráticas y en contra de la violencia del PKK.
 
Kılıç dijo que el Tribunal debía decidir en base a la acusación presentada por el fiscal y que Ayna no estaba entre los acusados; sin embargo, «aunque se había pedido que ocho diputados (del DTP) fueran apartados de la política, el tribunal sólo condenó a Tuğluk and Türk».