El partido de Saakashvili triunfa en las elecciones de Georgia

Las elecciones municipales celebradas en Georgia son los primeros comicios desde la tremenda derrota sufrida durante la desastrosa guerra con Rusia de hace casi dos años.

Las primeros resultados de las elecciones municipales celebradas ayer domingo en Georgia, los primeros comicios desde la tremenda derrota sufrida durante la desastrosa guerra con Rusia de hace casi dos años, parecen haber dado la victoria nuevamente al partido del presidente del país, Mijail Saakashvili.
 
Las primeras encuestas a pie de urna de urna mostraron una amplia victoria del partido de Saakashvili en la mayoría de los 64 consejos municipales. Su partido, el Movimiento Nacional-Demócrata, habría obtenido en torno al 60% de los votos, según un sondeo de la Televisión Pública Georgiana. Otra encuesta publicada por las televisiones Rustavi-2 e Imedi TV arrojaron datos similares, mientras que el segundo puesto sería para la Alianza para Georgia, con el 16% de los votos.
El proceso electoral del domingo ha sido seguido con especial atención en la alcaldía de la capital, Tiflis, cuyo alcalde podría ser el sucesor de Saakashvili de cara a los comicios de 2013, cuando el actual presidente del país abandone según lo previsto el poder tras una década en el poder. De ser así, el actual alcalde de la capital Giorgi Ugulava tendría todas las papeletas para ser el próximo presidente de Georgia, tras renovar su cargo como alcalde con un 60,4% de los votos, según las encuestas.
La jornada electoral transcurrió sin mayores incidentes y de forma democrática y transparente, según informó laComisión Central Electoral georgiana y fue ratificado por la Organización de Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE), que envió a 350 observadores para cubrir los comicios.
 
La popularidad de Saakashvili se vió seriamente afectada después de que embarcase en agosto de 2008 a Georgia en una desastrosa guerra contra la vecina Rusia, que en sólo una semana acabó con la derrota del ejército georgiano y los tanques rusos a pocas decenas de kilómetros de la capital. Rusia consolidó su control de las dos regiones separatistas de Georgia -Osetia del Sur y Abjasia, de mayoría poblacional rusa- y al interior del país llegó un flujo de miles de refugiados cuyas viviendas resultaron destruidas tras el conflicto.
 
Saakashvili defiende su gestión diciendo que ha creado un modelo de democracia en una región dominada por las elecciones amañadas y las dictaduras disfrazadas de democracia, y que ha llevado prosperidad y estabilidad al pequeño país caucásico. Sin embargo, los críticos le acusan de monopolizar el poder, marginalizar a la oposición y manipular a los medios de comunicación.