El ministro del interior turco afirma estar dispuesto a dimitir

Muammer Güler asegura que ofreció, junto con el resto de ministros implicados en la presunta trama de corrupción, su dimisión al primer ministro Erdoğan el mismo día que se inició la operación.

El ministro del interior de Turquía, Muammer Güler, afirmó el domingo estar dispuesto para presentar su renuncia formal ante el primer ministro Recep Tayyip Erdoğan o dimitir si éste se lo solicita, al tiempo que negó las acusaciones de corrupción que pesan contra él y su hijo.

En unas declaraciones recogidas el domingo por la agencia de noticias Anatolia, Güler aseguró que el día 17 -el mismo día en que se inició la gran operación que culminó en el arresto de decenas de funcionarios, empresarios y políticos, incluyendo los hijos de tres ministros- le ofreció a Erdoğan su dimisión, y que la propuesta sigue sobre la mesa del primer ministro, actualmente de viaje oficial en Pakistán pero sobre el cual los medios han especulado que podría llevar a cabo una remodelación de su gabinete una vez regrese de ese país.

Güler denunció además que hubo falsedades y añadidos en la transcripción de las conversaciones telefónicas que presuntamente mantuvo, filtradas estos días a la prensa, así como pruebas inventadas para implicarle en los sobornos como parte de la presunta trama de corrupción destapada por la fiscalía de Estambul y Ankara.

«Creo que esta operación es lamentablemente una operación muy sucia bajo la apariencia de (una trama de) corrupción. Aún más importante, la operación se ha convertido en una campaña de difamación, que está continuando por medio de manipulaciones por parte de algunos medios de comunicación», aseguró Güler.

El ministro además denunció irregularidades en la investigación y la filtración de detalles confidenciales a la prensa, y volvió a negar la existencia de ninguna evidencia real que pueda implicarle mostrándose dispuesto pese a todo a someterse a cualquier tipo de indagación sobre su persona. «Resulta imposible para mí aceptar tales cargos, y esto al final se verá», subrayó.

Por otro lado el portavoz del gobernante Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP) afirmaba también el domingo que los ministros cuyos nombres han aparecido relacionados -por la implicación directa o indirecta a través de sus hijos- en la investigación anticorrupción habían puesto sus cargos a disposición del primer ministro el mismo día en que se inició la operación.

En un comunicado enviado ayer por escrito a la agencia Anatolia, el ministro de economía Zafer Çağlayan negaba también cualquier implicación en la trama y aseguraba que la verdad sobre el caso acabaría saliendo a la luz.

«Nos enfrentamos a una gran artimaña que tiene un objetivo específico. Resulta imposible para mí, para mi hijo o mis colegas que son tan valiosos como mi hijo, estar implicados en cualquier acto ilegal», recalcó Çağlayan.