El BDP pide el regreso a la actividad política de Ahmet Türk y Aysel Tuğluk

Miembros del partido nacionalista kurdo BDP pidieron al parlamento turco que los dos exdiputados y miembros del ilegalizado DTP puedan regresar a la actividad política.

Miembros del partido nacionalista kurdo BDP pidieron formalmente el martes al parlamento turco que los ex diputados y miembros del ilegalizado DTP, Ahmet Türk y Aysel Tuğluk, puedan regresar a la actividad política de acuerdo a las nuevas reformas hechas en la Constitución.

Hasip Kaplan, diputado por la provincia suroriental de Şırnak del Partido de la Paz y la Democracia (BDP, sucesor en el parlamento del DTP), presentó formalmente el martes ante el parlamento el caso de Türk y Tuğluk, ambos diputados del DTP, que fue ilegalizado en diciembre de 2009 por el Tribunal Constitucional acusado de vínculos con el terrorismo. Türk era por entonces presidente del DTP y fue apartado de la vida política por cinco años según la Ley de Partidos vigente en Turquía, mientras que a Tuğluk se le retiró la inmunidad parlamentaria por varias sentencias judiciales en las que se la condenaba por varias declaraciones supuestamente hechas a favor del PKK.

En su petición, Kaplan pidió que ambos ex diputados del DTP recuperaran sus escaños en la Asamblea Nacional Turca. «Como parte de los cambios en el Artículo 84 de la Constitución a través de las enmiendas constitucionales, Türk y Tuğluk deben regresar a sus puestos como representantes. Creo que la devolución de sus derechos fortalecerá la política democrática», dijo Kaplan, quien presentó ante el presidente del parlamento, Mehmet Ali Şahin, una moción para que ambos diputados recobren sus escaños antes del final del actual término parlamentario.

Kaplan, que aseguró que Şahin se ha mostrado sensible al asunto y lo ha estado siguiendo por los medios, declaró en una reciente conferencia de prensa que el caso no debía haber sido enviado en su día al Tribunal Constitucional. Tras los últimos cambios realizados en el Artículo 84 de la Constitución, los políticos que sean apartados de la vida política por un período de tiempo como consecuencia de la ilegalización de sus formaciones políticas, ya no tendrán que abandonar sus escaños parlamentarios hasta que concluya su mandato.