Israel podría estar congelando asentamientos en Cisjordania

Los colonos judíos están acusando al gobierno israelí de haber paralizado la construcción de más de 4.000 viviendas en grandes asentamientos judíos en Cisjordania.

Los colonos judíos están acusando al gobierno israelí de haber paralizado la construcción de más de 4000 viviendas en grandes asentamientos judíos en Cisjordania, lo que podría ser un signo de que el ejecutivo de Netanyahu está cediendo a las presiones para retomar las negociaciones con los palestinos, que exigen la paralización de los asentamientos.

El miércoles representantes de los colonos acusaron al gobierno hebreo ofreciendo cifras concretas sobre la paralización de las obras de ampliación de asentamientos judíos en territorios palestinos; si bien oficialmente no existe tal medida, los colonos judíos acusan al gobierno israelí y concretamente a su ministro de Defensa, Ehud Barak, de bloquear en la práctica los asentamientos al no dar el visto bueno final para el inicio de las obras, algo que la oficina de Barak se ha apresurado a negar.

La cuestión de la expansión de los asentamientos israelíes en Cisjordania y Jerusalén Oriental, que los palestinos reclaman como su futura capital y los israelíes consideran parte indivisible de Jerusalén, se ha convertido en el principal obstáculo para las conversaciones de paz auspiciadas por Estados Unidos, que en la práctica han quedado suspendidas pocass semanas después de su comienzo en Washington.

Unos 300.000 israelíes viven actualmente en cientos de asentamientos judíos dispersos por toda Cisjordania, y la Autoridad Nacional Palestina afirma que no tiene sentido negociar mientras Israel continúe construyendo colonias hebreas en los territorios que formarán parte del futuro estado palestino, que incluye las fronteras internacionalmente reconocidas, anteriores a la Guerra de los Seis Días de 1967.

Por ahora Netanyahu se ha negado a ampliar la moratoria por temor a la reacción de los extremistas judíos, que forman parte de su gobierno de coalición. Mientras los palestinos, respaldados por el mundo árabe, han dado a Estados Unidos hasta principios de noviembre para concretar un acuerdo que desbloque la situación, algo que parece ahora mismo casi imposible. Si se confirma que el gobierno israelí ha puesto en marcha una moratoria «de facto» sobre la construcción de nuevos asentamientos, tal y como denuncian los colonos, la solución podría estar un poco más cerca.