El avión de AirAsia sufrió una explosión antes de estrellarse

Varios expertos de la Agencia Nacional de Búsqueda y Rescate de Indonesia sostienen que el vuelo QZ8501 sufrió una súbita pérdida de presión antes de caer a las aguas del Mar de Java.

El avión de AirAsia que se estrelló el pasado 28 de diciembre en el Mar de Java pudo estallar en pleno vuelo antes de precipitarse al agua, según confirmaron el lunes las autoridades indonesias que investigan el accidente.

Según declaró a la prensa un responsable de la Agencia Nacional de Búsqueda y Rescate del país, los restos recuperados hasta la fecha y otros indicios sugieren que el aparato (un Airbus A320-200) “experimentó una explosión” antes de caer al agua, lo que provocó una súbita pérdida de la presión en el interior de la cabina que desintegró la parte izquierda del avión.

La Agencia confirmó además que los equipos de rescate han logrado recuperar una de las cajas negras del vuelo QZ8501, el Registrador de Datos de Vuelo (FDR), y queda pendiente por recobrar el Registrador de Voces en Cabina (VCR), si bien ya ha sido localizada su ubicación.

Otra de las prioridades es, por supuesto, la recuperación de todos los cuerpos que se cree pueden estar atrapados aún en el interior del fuselaje del avión, que volaba con 155 pasajeros y 7 tripulantes desde Surabaya (Indonesia) a Singapur. Hasta el momento sólo han podido recobrarse del mar restos de 48 de las víctimas.