Un vuelo de Turkish Airlines con destino a Sao Paulo aterriza por un aviso de bomba

El avión, que había partido el lunes por la mañana de Estambul, se vio obligado a desviarse y aterrizar de emergencia en la ciudad marroquí de Casablanca.

Un avión de la compañía aérea turca Turkish Airlines que se dirigía hacia Brasil tuvo que realizar el lunes un aterrizaje de emergencia en la ciudad marroquí de Casablanca, después de que los pilotos alertasen sobre una amenaza de bomba.

Según informaron medios turcos el lunes citando fuentes de la propia línea aérea, el incidente tuvo lugar en el vuelo con código TK15 entre Estambul y la ciudad brasileña de Sao Paulo, que había partido a las 9:30 de la mañana (8:30 CET) de la metrópolis turca y que se vio obligado a desviarse y aterrizar de emergencia a las 15:30 en Casablanca.

Al parecer, la alarma se habría desatado después de que se encontrara en los lavabos del aparato –un Boeing 777-300 ER- una nota en la que supuestamente se advertía de la presencia de una bomba en el avión. Tras aterrizar en el Aeropuerto Internacional Mohámmed V de la ciudad Marroquí, todos los pasajeros fueron evacuados de forma segura y las fuerzas de seguridad procedieron a registrar el avión.

Pese a que los pilotos tienen que seguir este procedimiento de seguridad como medida de precaución, no es la primera ocasión en la que un vuelo se ve alterado por un aviso de este tipo que finalmente resulta ser falso.

Hace menos de dos semanas otro avión de Turkish Airlines que hacía una ruta nacional entre las ciudades de Adana y Estambul tuvo que ser evacuado antes de despegar después de recibir una supuesta amenaza de bomba. Finalmente se descubrió que un joven de 21 años –que fue detenido por la policía- había hecho la llamada para retrasar el vuelo y poder cogerlo a tiempo.

Según informaron diarios turcos, el domingo otro vuelo de la misma compañía que había partido de Estambul con destino a Tokio y con código TK52 tuvo que dar la vuelta al aeropuerto internacional Atatürk después de que se encontrara en la cabina un mensaje en el que podía leerse “carga de C4”, en referencia a un explosivo plástico.