Un tribunal absuelve a los padres del niño que murió ahogado en Estambul

Pamir Dikdik, de sólo tres años de edad, fue hallado muerto hace un año en un acomodado barrio de Estambul tras una intensa búsqueda que movilizó a 700 personas.

Un tribunal de Estambul absolvió a los padres de Pamir Dikdik, el niño de tres años de edad que fue hallado ahogado hace un año en el distrito de Sarıyer tras haber desaparecido de su casa, después de que la fiscalía hubiera presentado cargos contra ellos por posible negligencia en el cuidado del menor.

Creo que ya han sufrido suficiente por la muerte de su hijo, y por tanto no dicto ninguna sentencia. El caso queda cerrado”, sentenció el juez de la corte criminal de primera instancia encargado del caso. La acusación había pedido para ambos progenitores, Serdar Dikdik y su mujer Süverce Dikdik, una pena de entre dos y seis años de cárcel por imprudencia temeraria que habría resultado en la muerte del niño.

“Intentamos hacerlo lo mejor que pudimos para ser un buen padre y una buena madre”, dijo ante el tribunal el padre, rechazando las acusaciones y el informe en su contra elaborado por los expertos. “Él era nuestro amor. Era nuestro único hijo”, añadió su esposa en la misma línea, antes de que el juez anunciara su absolución.

Pamir, desaparecido del acomodado barrio de Zekeriyaköy -a las afueras de Estambul- en la mañana del 4 de abril de 2014, fue localizado ahogado en la piscina de una casa del vecindario tras un intenso operativo de búsqueda de 30 horas que movilizó a más de 700 policías, gendarmes, militares, vecinos y voluntarios, ayudados por helicópteros equipados con cámaras térmicas y perros rastreadores.

La autopsia y la investigación posteriores concluyeron que el niño había abierto la puerta principal de la casa a las 9:30 de la mañana, mientras sus padres aún dormían; posteriormente había salido al jardín y escalado la valla de 1,90 metros de altura, y desde allí había escapado a la calle.