El coronavirus deja su huella también en el Bósforo

Aunque la cuarentena y la reducción del tráfico a causa de la pandemia del coronavirus han reducido la cantidad de basura, el estrecho que divide Estambul está lleno de guantes y mascarillas.

El Estrecho del Bósforo, el paso con mayor tráfico marítimo de Turquía que divide en dos Estambul separando Asia de Europa, sufre también las consecuencias de la pandemia de coronavirus debido a la contaminación causada por la acumulación de desechos como guantes y mascarillas.

En declaraciones a medios turcos, Isa Şahintürk, el primer buceador que ha podido tomar fotos y videos de las profundidades del Bósforo en tres meses desde el brote de COVID-19, asegura que mascarillas y guantes son ahora la basura más común que se encuentra bajo el agua.

Aunque es cierto que la cantidad de basura que acaba en el Estrecho se ha reducido debido al descenso de movimiento por las restricciones y toques de queda a que ha obligado la pandemia, el Bósforo sigue contaminado por las aguas residuales que se siguen vertiendo, y mascarillas y guantes desechables usados para prevenir los contagios acaban en muchos casos en sus profundidades.

Aun así, el descenso del tráfico marítimo, la reducción del tráfico y el ruido por las medidas de confinamiento por el coronavirus, e incluso la prohibición temporal de pescar, trajo escenas inusuales al Estrecho del Bósforo durante los meses de marzo y abril, como por ejemplo las imágenes de delfines nadando tranquilamente en el agua cerca de las costas de Estambul.