Estambul podría no vencer al coronavirus hasta 2022, avisan los expertos

Para evitar el riesgo de un nuevo brote del coronavirus, un 67% de la población debe desarrollar inmunidad, pero actualmente sólo un 15% de los habitantes de Estambul son inmunes al virus.

Estambul, la ciudad más poblada de Turquía con cerca de 16 millones de habitantes, podría tardar aún bastante tiempo en vencer por completo al coronavirus, según advierten los expertos, que señalan que al menos un 67% de la población debería desarrollar inmunidad para acabar con el riesgo de un nuevo brote del virus.

«Estimamos que actualmente alrededor del 15% de los habitantes (de Estambul) han desarrollado inmunidad. Y si esta cifra es cierta, necesitamos más tiempo antes de que la enfermedad desaparezca de la ciudad. El riesgo de infección podría continuar fácilmente hasta 2022«, asegura el profesor Osman Erk, de la Escuela de Medicina de la Universidad de Estambul.

Por su parte Tufan Tükek, decano de la Escuela de Medicina, señala que los nuevos tests de anticuerpos permitirán formarse una imagen más clara sobre el número de personas que han adquirido inmunidad frente al COVID-19 en toda Turquía, incluyendo Estambul.

«Los tests PCR y la suposición de que alrededor del 60% de todos los casos registrados están en Estambul, sugieren que unos 1,8 millones de personas en la ciudad son o portadores asintomáticos, o han desarrollado inmunidad. Cuando el número de casos (diarios) caiga por debajo de 100, esto será un respiro», comenta Tükek.

La gran densidad de población de Estambul, uno de los mayores riesgos

El problema, advierten los expertos, es que Estambul es una ciudad con una enorme densidad de población -más de 2.800 habitantes por kilómetro cuadrado de media- lo que hace muy difícil cumplir medidas para combatir el coronavirus como el distanciamiento social, especialmente en el transporte público. En los distritos más populosos como Güngören, Gaziosmanpaşa o Bağcılar, la densidad se dispara hasta casi 40.000 personas por kilómetro cuadrado.

«Se podrían tomar ciertas medidas para evitar la propagación del coronavirus en Estambul. El transporte público y los centros comerciales son lugares muy atestados de gente y de gran riesgo. Podrían ajustarse los turnos en las empresas para minimizar los riesgos, y la práctica del teletrabajo podría continuar», concluyen los expertos.