Un misil israelí mata a 10 niños en un campo de refugiados de Gaza

Otro misil alcanzaba el lunes el mayor hospital de Gaza, mientras el Consejo de Seguridad volvía a pedir un alto al fuego “inmediato e incondicional” y el respeto a la población civil.

Al menos una decena de niños palestinos morían el lunes después de que un misil israelí alcanzara un patio de recreo en el campo de refugiados de Al-Shati, al oeste de la Franja de Gaza, según confirmaron fuentes médicas palestinas.

Las mismas fuentes añadieron que decenas más de heridos habían sido trasladados hasta el hospital Al-Sheefa, el más importante de Gaza, algunos de los cuales se encontraban en “estado crítico”, por lo que no se descarta que el número de víctimas aumente en las próximas horas.

Este mismo hospital sufría importantes daños el lunes después de que otro misil lanzado posiblemente por un dron israelí alcanzara un edificio situado junto a la puerta principal del hospital Al-Sheefa, según informaron diversas agencias de prensa.

Así mismo otros dos palestinos, incluyendo un niño, fallecían a primera hora del lunes tras un ataque del ejército israelí contra la ciudad de Jabalia, al norte de Gaza, confirmándose así que Israel no está dispuesto a acatar el alto al fuego de 24 horas propuesto por el secretario general de la ONU, Ban Ki-Moon, con motivo de la festividad musulmana del Eid al-Fitr, y que aceptó el grupo palestino Hamas.

Según datos de Naciones Unidas, alrededor de 22 hospitales, clínicas y centros médicos han sido alcanzados o daños por los bombardeos israelíes desde el inicio de la operación “Filo Protector” el pasado 7 de julio. Poco antes de este último ataque, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ya había publicado un comunicado en el que se mostraba “en estado de shock” por el enorme número de ataques israelíes contra instalaciones y personal médico en Gaza.

El Consejo de Seguridad pide una tregua inmediata

Tras una reunión de urgencia celebrada en la medianoche del domingo al lunes, el Consejo de Seguridad de la ONU pidió un alto al fuego humanitario “inmediato e incondicional” en la Franja de Gaza que abarque “el período del Eid (la fiesta musulmana que marca el fin del Ramadán) y más allá”.

Sin embargo los representantes palestinos y de otros países árabes criticaron la resolución al considerarla demasiado suave y por no hacer referencia a las violaciones de las leyes humanitarias por parte del ejército israelí, cuyos ataques han dejado hasta el momento más de un millar de palestinos muertos y unos 6.000 heridos, la gran mayoría civiles.