Turkish Airlines cancela todos sus vuelos nacionales por la nieve

Las intensas nevadas caídas en Estambul, con espesores de hasta 60 centímetros, provocaron la paralización de la vida en la ciudad mientras las autoridades han pedido a los ciudadanos que eviten salir al exterior.

La compañía aérea Turkish Airlines canceló todos sus vuelos nacionales previstos para el jueves con salida o llegada a Estambul a causa de las intensas precipitaciones en forma de nieve, que han dejado hasta 60 centímetros de profundidad en algunas zonas de la ciudad.

La aerolínea nacional turca canceló además cientos de vuelos internacionales y pidió a los pasajeros que comprobasen la situación de su vuelo antes de presentarse en el aeropuerto, ante los enormes problemas de desplazamiento que la nieve está creando, y que ha afectado especialmente a la parte europea de la metrópolis turca.

Según informó la prensa turca, un vuelo de Turkish Airlines procedente de Beirut sufrió un pequeño accidente al aterrizar durante la madrugada del miércoles, saliéndose de la pista a causa del hielo y la nieve; los pasajeros fueron no obstante evacuados sin que se produjeran heridos y el avión no sufrió daños de importancia, pero el suceso es una muestra de las terribles condiciones meteorológicas que afrontan en general todas las comunicaciones con salida y destino en Estambul.

Las intensas nevadas paralizaron prácticamente la vida en esta urbe de 15 millones de habitantes, obligando a cerrar los colegios y provocando la cancelación de gran parte de las comunicaciones por carretera, mar, aire o ferrocarril. La oficina del gobernador de Estambul anunció que los colegios no abrirían tampoco el jueves, una situación que se repetirá también en otras provincias del país como Kocaeli, Sivas, Niğde, Yozgat, Karaman o Sakarya. Además el gobernador Vasip Şahin pidió a los estambulitas que no salieran al exterior a menos que fuese necesario.

El alcalde metropolitano de la ciudad, Kadir Topbaş, hacía a su vez un llamamiento a los ciudadanos a emplear únicamente el transporte público para sus desplazamientos, pese a lo cual la acumulación de nieve y hielo, y una visibilidad reducida por las ventiscas hasta sólo cinco metros, dejó en muchas ocasiones a los viajeros en tierra obligándolos a seguir a pie hasta sus casas.

Topbaş, que añadió que unas 460 personas sin techo habían tenido que ser alojadas en instalaciones deportivas para evitar que muriesen congeladas, defendió por su parte la actuación de los servicios municipales diciendo que 5.000 operarios y 1.050 vehículos estaban tratando de mantener despejadas las calles, algo casi imposible por lo que consideró una situación sin precedentes. “Hemos usado 15.000 toneladas de sal para limpiar las carreteras. Esta podría ser la mayor cantidad (utilizada) en toda la historia de Estambul”, aseguró.

Y es que pese a los esfuerzos de los equipos municipales, la nieve y sobre todo la acumulación de hielo han causado en los últimos días más de 800 accidentes de tráfico en la ciudad, provocando muy serias complicaciones en las comunicaciones que han colapsado grandes rutas de transportes como la autopista trans-europea TEM o la D-100; éstas se han visto sobrepasadas por la nieve y la afluencia de vehículos a medida que muchos de los servicios de ferry que conectan la orilla y asiática de Estambul eran cancelados, ocasionando al menos dos choques múltiples en estas vías que implicaron a cerca de medio centenar de coches. En este sentido, un anuncio emitido el miércoles por el gobernador de Estambul prohibía circular a vehículos y camiones que no llevasen cadenas.

Las previsiones apuntan a que las nevadas continuarán con fuerza al menos hasta el mediodía del jueves, aunque podrían regresar en la madrugada del viernes. La nieve, que dejaba intransitables muchas de las calles en pleno centro de la ciudad y continuaba cayendo con fuerza en la madrugada del miércoles al jueves, alcanzó espesores de hasta 60 centímetros en zonas como el distrito de Çatalca, a las afueras del lado europeo de Estambul, mientras que en las zonas más céntricas se llegó a profundidades de entre 10 y 15 centímetros.