Tras diez años, un hombre consigue demostrar que no estaba muerto

Tras una batalla legal que la ha llevado una década, Sinan Avcı ha logrado convencer a la Administración Pública de que no estaba muerto, algo que le ha impedido durante todo este tiempo cobrar su pensión.

Un turco residente en la provincia de Erzurum, al este del país, saltaba a la actualidad hace sólo unos días después de conseguir probar ante la Administración, tras un largo y tedioso proceso que le ha llevado más de una década, que no está muerto.

Según informaba el domingo la agencia de noticias turca Anatolia, el caso de Sinan Avcı, un hombre de 46 años que en 2003 se jubiló anticipadamente debido a su epilepsia, se inició en 2004 cuando la Institución de la Seguridad Social de Turquía (SGK) le declaró oficialmente como fallecido. Desde entonces, el afectado no ha podido cobrar su jubilación ni su paga por invalidez.

“Supe que padecía epilepsia en 1999 pero seguí trabajando durante cuatro años. Entonces pude optar al retiro como discapacitado, y recibí mi salario (por jubilación) hasta 2004. Después de que en enero de 2004 no consiguiera retirar mi pensión, presenté una solicitud (para cobrarla) ante la SGK y me dijeron que yo estaba ‘muerto’… El caso (para demostrar que estaba vivo) ha durado a fecha de hoy diez años y a lo largo de ese tiempo no he podido conseguir mi pensión”, explicó Avcı.

Apodado cómicamente en Pasinler -la pequeña localidad donde reside, que cuenta con unos 30.000 habitantes- como “Sinan el muerto” por su peculiar caso, durante años Avcı ha tenido que depender de la ayuda económica de familiares y vecinos a causa de su situación, que le impedía tanto recibir el dinero de su jubilación como trabajar a causa de su enfermedad y de que –oficialmente- ya no existía.

Finalmente y después de que durante más de diez años la Administración Pública le diera por muerto, Avcı –un antiguo trabajador del ayuntamiento local- lograba la semana pasada ganar su peculiar batalla legal y convencer a las autoridades de que seguía vivo. La lucha sin embargo no ha acabado para él, ya que además de exigir una investigación sobre lo ocurrido ahora deberá conseguir que el Estado le devuelva la pensión no cobrada durante estos diez años así como el derecho a percibir una paga por invalidez.