Quisieron demoler un edificio en Turquía… y esto fue lo que pasó

Sucedió hace unos días a las afueras de la ciudad de Bursa, en el noroeste de Turquía. Un equipo de demolición colocó 300 kilos de dinamita en el tercer piso de un edificio de 13 plantas para un documental de TV sobre los efectos de los terremotos, pero la explosión no bastó para derribar la estructura. Una segunda detonación tampoco consiguió echar abajo el edificio. Finalmente 24 horas después, y tras escucharse varios crujidos, el edificio se vino abajo por sí solo.