Protestas de los trabajadores en toda Turquía

Trabajadores a lo largo y ancho de toda Turquía, incluyendo a los mineros, tan castigados por las tragedias de los últimos meses, pararon durante una hora y salieron a la calle en todo el país.

Trabajadores a lo largo y ancho de toda Turquía, incluyendo a los mineros -tan castigados por las tragedias de los últimos meses- pararon durante una hora y salieron a la calle en las principales ciudades del país para pedir mejoras en las condiciones laborales, y mostrar su apoyo a los trabajadores de la antigua empresa estatal de alcohol y tabacos Tekel.
 
Los trabajadores afiliados al sindicato minero Genel Maden İş pararon durante el miércoles una hora en cada turno de trabajo en varias provincias del país. En la mina de Karadon, en la provincia de Zonguldak, los mineros también pararon durante una hora para recordar a sus 28 compañeros muertos el pasado 17 de mayo en una explosión de gas grisú, y también en memoria de los dos mineros que aún permanecen desaparecidos tras el accidente.
Mustafa Kumlu, presidente de la poderosa confederación sindical Türk İş, estuvo presente también el miércoles en la mina de Karadon, donde criticó las condiciones de trabajo que soportan los mineros en Turquía así como las explicaciones del primer ministro turco al respecto. «Resulta imposible entender por qué las personas son enviadas bajo tierra sin entrenamiento. Por eso es por lo que la muerte de los mineros no debería ser considerada como un destino», declaró Kumlu en una clara referencia a las declaraciones de Erdoğan, que se refirió al reciente accidente en la mina diciendo que había sido «el destino».
Unos 1.000 miembros del sindicato de funcionarios KESK se manifestaron también en Estambul en el distrito de Beyazıt, mientras otro millar se concentraron en el popular distrito de Taksim en apoyo de los trabajadores de la empresa estatal privatizada Tekel, que el miércoles por la mañana pusieron fin a la ocupación de la sede del sindicato Türk İş en el barrio de Gümüşsuyu.
 
Además de en Estambul, los trabajadores y funcionarios turcos realizaron protestas y paros en varias provincias a lo largo y ancho de todo el país, incluyendo Mardin, Tekirdağ, Kırklareli, Edirne, Denizli, Batman, Şanlıurfa, Van, Hakkari y Yalova.