Estambul, taxis y taxistas

Los usuarios de los taxis de Estambul podrán puntuar a los taxistas

Los taxistas de Estambul han decidido copiar el sistema de puntuación de conductores que usaba Uber, que hace unos meses dejó de operar en Turquía por orden judicial.

Tras haber logrado ganar en Turquía su eterna batalla contra Uber, los taxis de Estambul han decidido copiar algunos aspectos de sus antiguos competidores, especialmente en lo que se refiere al sistema de puntuación de los conductores, y que permitirá que los usuarios del servicio puedan valorar a los taxistas de acuerdo a su atención y su comportamiento al volante.

Eyüp Aksu, presidente de una de las asociaciones locales de taxistas, anunciaba hace unos días a los medios que los pasajeros de los taxis de Estambul podrán valorar a los taxistas a través de una aplicación móvil, con la que podrán puntuar factores como su aspecto, la higiene del vehículo o su forma de conducir.

Y es que los taxistas -en especial los de Estambul- han estado en el centro de varias polémicas en los últimos años en Turquía; desde aquellos que fueron denunciados o incluso grabados por cámaras ocultas cobrando un precio muy por encima de lo habitual a los turistas, a quienes fueron denunciados por acoso o por su comportamiento inadecuado con los pasajeros. La picaresca también se deja sentir a la hora de escoger a los pasajeros en función de su trayecto o su nacionalidad.

Según subrayó Aksu a los medios, la aplicación que está siendo desarrollada para los taxis de Estambul permitirá evaluar a los taxistas y así «mejorar los servicios que ofrecen los taxis«. «Queremos que se multipliquen los buenos ejemplos en este sector», subrayó el representante del gremio, explicando que la app mostrará a aquellos conductores con mayor puntuación, permitiendo a los clientes escogerlos a la hora de contratar un servicio.

Se da la circunstancia de que Uber, antes de que cesara su actividad en Turquía por orden judicial, usaba un sistema muy similar para que los usuarios evaluasen a sus conductores. Pese a haber eliminado a su competencia principal, los taxistas de Estambul afrontan ahora un nuevo problema: la pandemia de coronavirus ha hecho que los ingresos de los taxis se reduzcan hasta un 60%, por lo que han pedido ayuda al gobierno en forma de bajada de impuestos.