Papandreu quiere una nueva era en las relaciones con Turquía

El primer ministro griego Giorgos Papandreu anunció que pretende iniciar una nueva etapa en las relaciones entre Grecia y Turquía que haga que «los antiguos enemigos puedan ser los mejores socios».

El primer ministro griego Giorgos Papandreu anunció que pretende iniciar una nueva etapa en las relaciones entre Grecia y Turquía que haga que «los antiguos enemigos puedan ser los mejores socios en este mundo globalizado», para lo que anunció que se reunirá próximamente con su homólogo turco Tayyip Erdoğan.
 
«Me reuniré con el primer ministro Erdoğan en unos pocos meses. Aún no hemos fijado la fecha, pero será muy pronto. Y espero que ese encuentro también signifique y simbolice una renovación de nuestro acercamiento, que se inició hace algunos años», dijo Papandreu el lunes durante la rueda de prensa que mantuvo con la Secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton.
 
«Me gustaría ver que las relaciones greco-turcas y la cuestión de Chipre se conviertan en un modelo de estabilidad y de paz, un modelo donde podamos trabajar juntos y mostrar al mundo que antiguos enemigos pueden ser los mejores socios en este mundo globalizado, en el que tenemos granes problemas que abordar. Y hay mucho más potencial cuando trabajamos juntos que cuando trabajamos enemistados el uno con el otro», agregó el primer ministro griego, de visita oficial en Washington.
 
Papandreu volvió a reiterar el apoyo de Grecia al ingreso de Turquía en la Unión Europea, y dijo que el presidente grecochipriota Dimitris Christofias contaba con todo su apoyo en las actuales negociaciones para reunificar la isla, reanudadas en septiembre de 2008 con su homólogo turcochipriota Mehmet Ali Talat. «Cuanto antes llegue la solución, mejor», dijo el primer ministro griego a los periodistas, subrayando que Chipre había sido durante muchos años un obstáculo para el acercamiento entre Grecia y Turquía, y que necesitaba una solución. 
Iniciado años atrás, el acercamiento entre Turquía y Grecia pareció consolidarse en 1999 a raíz de los devastadores terremotos que ambos países sufrieron y en los que se prestaron ayuda mútua. Sin embargo desde entonces han seguido surgiendo obstáculos y problemas a ese acercamiento, incluyendo las acusaciones mútuas de violaciones del espacio aéreo y las aguas territoriales en el Mar Egeo así como la disputa por el conflicto en la isla de Chipre.
 
En 2002 se iniciaron contactos diplomáticos de alto nivel entre los dos países para tratar de resolver sus diferencias, y desde entonces aunque se mantienen los conflictos se ha incrementado el número de acuerdos económicos, que incluyen un proyecto conjunto de gaseoducto que lleve gas natural desde el Mar Caspio hasta Europa Occidental o la creación de un índice bursátil conjunto, por citar algunos ejemplos. Pero el Egeo y Chipre siguen siendo fuente de tensiones en las relaciones greco-turcas.