Erdoğan: »No enviaremos de vuelta a nuestro embajador en Washington»

Turquía evaluará la situación de las relaciones bilaterales con EE.UU. y no ordenará regresar a su embajador en Washington hasta que se aclare la cuestión del genocidio armenio.

Turquía se tomará su tiempo para evaluar la situación de las relaciones bilaterales con Estados Unidos y no ordenará regresar a su embajador en Washington hasta que se aclare la situación en torno a la propuesta para calificar como «genocidio» las muertes de armenios durante la I Guerra Mundial, según declaró el primer ministro Erdoğan este martes.
El primer ministro turco hizo estas declaraciones desde Riad, capital de Arabia Saudí, donde se encuentra de visita oficial. Preguntado por los periodistas sobre la fecha en la que regresará el embajador turco en Estados Unidos,  Namık Tan (al que se le ordenó regresar tras aprobarse la propuesta sobre el reconocimiento del genocidio armenio por parte del Congreso estadounidense), Erdoğan aseguró que la votación había llegado en el peor momento, justo cuando Turquía está intentando normalizar sus relaciones con Armenia.
 
Erdoğan volvió a criticar al presidente del comité de exteriores de la Cámara de Representantes, Howard Berman, del que dijo que había actuado muy poco profesionalmente y había presionado en todo momento a los miembros del comité para que votasen a favor de la resolución.
«No creo que Estados Unidos vaya a sacrificar un socio estratégico como Turquía por triviales cálculos políticos. No tenemos nada que decir si ellos asumen este riesgo. Evaluaremos la situación de la forma más amplia, tenemos que hacerlo. Mientras no veamos resultados, no enviaremos de vuelta a nuestro embajador en Estados Unidos», aseguró Erdoğan.