Öcalan llama al PKK a abandonar la lucha armada durante la celebración del Nevruz

“Es el comienzo de una era basada en la libertad e igualdad dentro de la República de Turquía. Estamos pasando de una era de conflicto a una era de paz y hermandad”, dijo el líder del grupo armado en su mensaje.

El líder histórico del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), Abdullah Öcalan, hizo el sábado un llamamiento al grupo terrorista para poner fin a 40 años de lucha armada y alcanzar una solución pacífica y democrática al conflicto “en línea con el espíritu de la nueva era”.

El mensaje fue hecho público durante las celebraciones con motivo de la festividad kurda del Nevruz en la ciudad de Diyarbakır –la más importante del sureste de Turquía- a las que acudieron cientos de miles de personas. Más de un millar de periodistas -200 de ellos extranjeros- fueron acreditados para asistir al acontecimiento, en el que se esperaba que el líder del PKK anunciara su mensaje en línea con el llamamiento a la entrega de las armas difundido a finales de febrero en Estambul, tras una reunión entre diputados kurdos y representantes del gobierno.

La carta, de dos páginas de extensión, fue leída durante el evento en dos idiomas por los diputados de la formación nacionalista kurda Partido Democrático de los Pueblos (HDP) Pervin Buldan –que leyó el texto en kurdo- y Sırrı Süreyya Önder, que leyó la versión en turco. En ella, Öcalan reiteró el llamamiento hecho semanas atrás para que el PKK convoque un congreso extraordinario para “poner fin a 40 años de lucha armada contra la República de Turquía, y establecer las tácticas y estrategias políticas y sociales en línea con el espíritu de la nueva era”.

“Nuestro congreso debería reunirse y comenzar una nueva era; el comienzo de una era basada en la ciudadanía constitucional en libertad e igualdad dentro de la República de Turquía. Estamos pasando de una era de conflicto a una era de paz y hermandad”, añadía el texto leído por los parlamentarios del HDP ante las miles de personas congregadas en Diyarbakır, en el que acusaba al “imperialismo capitalista” de las “guerras de identidad sin sentido”.

“Afrontamos el deber de poner en marcha un nuevo proceso basado en la declaración histórica de diez puntos hecha pública oficialmente en el Palacio de Dolmabahçe”, explicaba el mensaje de Öcalan refiriéndose a la reunión celebrada el 28 de febrero en Estambul. “La Historia y nuestro pueblo nos exigen una solución democrática y una paz adecuadas al espíritu de esta época”, concluyó.