Tuğçe Albayrak sigue viva

La joven heroína de origen turco asesinada hace meses en Alemania cuando intentó evitar que dos chicas fueran acosadas, ha seguido salvando vidas incluso después de su muerte, explican con orgullo sus familiares.

Tuğçe Albayrak, la joven estudiante de 22 años de origen turco que falleció en noviembre del año pasado al ser golpeada brutalmente después de evitar que dos chicas fueran agredidas sexualmente en un restaurante de comida rápida en Alemania, sigue viviendo hoy en día en otras personas.

Y es que aunque sus padres decidieron desconectarla de los sistemas que la mantenían con vida el 28 de noviembre de 2014 –coincidiendo con su 23 cumpleaños- después de que los médicos declararan su muerte cerebral a causa de las lesiones causadas por sus agresores, su familia decidió donar sus órganos para poder salvar la vida de otras personas, algo que según aseguraron era deseo de la joven.

Así, el corazón, los dos riñones, el páncreas, los pulmones y el hígado de Tuğçe viven ahora en los cuerpos de cinco personas que han recibido el trasplante de sus órganos en Alemania, según informó la prensa turca.

“Supimos que ella quiso ser donante de órganos cuando sólo tenía 18 años. Salvó a dos chicas adolescentes cuando estaba viva, y ahora sus órganos han salvado las vidas de tres personas y mejorado las vidas de otras dos”, explicó en declaraciones al diario Hürriyet el hermano de Tuğçe, Doğuş Albayrak.

La muerte de Tuğçe conmocionó a toda la sociedad alemana y miles de personas asistieron a su funeral –retransmitido en directo por varias cadenas- en la localidad de Bad Soden-Salmünster, en el Estado alemán de Hesse. Diarios germanos como Bild se hicieron eco de la noticia con titulares como “Alemania dice adiós a un ángel”.

El principal sospechoso de la muerte de esta “heroína turca”, un joven de origen serbio identificado como Sanel M., se encuentra actualmente en prisión a la espera de un juicio que tiene previsto iniciarse el 20 de abril.

Mientras, continúa en marcha la campaña online puesta en marcha en Alemania tras su fallecimiento para que el gobierno de Angela Merkel conceda a título póstumo a Tuğçe la Orden del Mérito de la República Federal de Alemania, y que ya ha recogido 305.000 de las 500.000 firmas que necesita.