Más de 6.000 turcomanos y yazidíes han muerto a manos del IS

Un millón de turcomanos y yazidíes se han convertido en refugiados a causa del avance en Irak del Estado Islámico, cuya derrota EE.UU. estima que requerirá un mínimo de tres años.

Cerca de 6.000 miembros de las minorías turcomana y yazidí de Irak han muerto en ataques y acciones perpetradas por el Estado Islámico (IS) desde que este grupo lanzara una gran ofensiva en el norte del país, según un informe hecho público por el gobierno de Bagdad.

El documento, elaborado por el Ministerio de Desplazados y Migración y cuyos datos fueron difundidos el domingo en un comunicado difundido por el gobierno iraquí, señala que 5.000 yazidíes –una minoría religiosa vinculada étnicamente a los kurdos– y alrededor de 1.000 turcomanos –un grupo étnicamente relacionado con los turcos– habrían muerto en los últimos seis meses a manos del IS.

Además desde el estallido del conflicto un millón de yazidíes y turcomanos -400.000 yazidíes y 600.000 turcomanos- se habrían visto obligados a huir de sus hogares hacia zonas más seguras, convirtiéndose en refugiados. El informe indica que alrededor de 350.000 yazidíes habrían huido de la ciudad de Sinjar –cuyos alrededores fueron reconquistados hace unos días por fuerzas peshmerga kurdas- mientras que la población turcomana habría escapado de provincias como Nínive, Saladin, Kirkuk o Diyala.

Se estima que aún quedan unos 10.000 yazidíes –de los 30.000 iniciales- atrapados en el Monte Sinjar (a las afueras de la ciudad), donde han estado recibiendo ayuda humanitaria por vía aérea. Por otro lado el número de mujeres yazidíes declaradas como desaparecidas se eleva a 2.500, incluyendo las que han sido secuestradas por el Estado Islámico; de estas unas 300 han podido ser liberadas hasta la fecha, señala el documento.

El presidente del Kurdistán iraquí, Masud Barzani, calificó el domingo los recientes avances de las tropas peshmerga frente al IS en la región como “históricos” durante una visita a los yazidíes refugiados en el Monte Sinjar; no obstante, y pese a que los bombardeos de la coalición lograban esta semana matar a varios importantes líderes del grupo extremista, un general estadounidense afirmaba hace unos días que serán necesarios como mínimo tres años para vencer al Estado Islámico, que se estima tiene más de 30.000 combatientes sobre el terreno.