Irak ha perdido en la última década el 80% de su población cristiana

Actualmente se estima que la población cristina de Irak se reduce a 300.000 personas, en comparación con los 1,8 millones de cristianos que vivían antes de la invasión de EE.UU. en 2003.

La guerra, los conflictos sectarios, la insurgencia o los ataques terroristas, y más recientemente el surgimiento del autoproclamado Estado Islámico, han obligado a huir a la mayoría de los cristianos iraquíes: sólo 300.000 ciudadanos cristianos vivan actualmente en Irak según las estimaciones más optimistas, en comparación con los 1,8 millones de cristianos que tenía el país antes de la caída del régimen de Saddam Hussein, tras la invasión estadounidense de 2003.

En declaraciones recogidas por la agencia Anatolia, Khaled Albert, un funcionario del Ministerio de Donaciones y Asuntos Religiosos del Gobierno Regional Kurdo del norte de Irak, éste señaló que en tiempos del dictador iraquí 1,8, millones de cristianos vivían en el país. “Pero los cambios en Irak tras la invasión estadounidense de 2003, en particular los conflictos sectarios, han forzado a 1,5 millones de cristianos a emigrar de Irak”, afirmó.

Según Albert, actualmente el número de cristianos que viven en todo Irak se ha reducido únicamente a unos 300.000, la mayoría de ellos ubicados en regiones del Kurdistán iraquí en torno a Arbil y Kirkuk. En ciudades como Mosul, donde antaño vivía una gran comunidad cristiana estimada en 150.000 miembros, apenas quedan ya cristianos desde que la ciudad fuera capturada en junio de 2014 por el Daesh, ya que la inmensa mayoría se vio obligada a huir convirtiéndose en refugiados. “Actualmente sólo 68 cristianos, en su mayoría ancianos, viven en Mosul”, aseguró.

La población cristiana de Irak representaba alrededor del 6% del total del país en el año 2003, antes de la invasión estadounidense y la caída del régimen de Saddam Hussein; no obstante su número no ha dejado de caer a lo largo del siglo XX, con estimaciones que sitúan el número de cristianos iraquíes en torno a los 4,7 millones tras el fin de la II Guerra Mundial, cuando representaban en torno al 12% de la población.

Considerados como una de las comunidades cristianas más antiguas del mundo, la inmensa mayoría de los cristianos de Irak son siríacos étnicos –descendientes de los antiguos habitantes de Mesopotamia- si bien existe una pequeña comunidad armenia, además de algunos kurdos, árabes y turcomanos que también profesan el cristianismo. La mayoría de los cristianos iraquíes son seguidores de la Iglesia católica caldea, que sigue la liturgia de la antigua Iglesia de Antioquía y utiliza el siríaco como lengua litúrgica, y el árabe como lengua general.