Los placeres ocultos de las penínsulas de Datça y Hisarönü

Si echas un vistazo a la costa occidental de Turquía te encontrarás con Marmaris y, tras ella, dos prolongaciones de tierra que se internan en el Mar Egeo: se trata de uno de los más preciosos y vírgenes lugares de la costa turca.

Si echas un vistazo a la costa occidental de Turquía eventualmente te encontrarás con Marmaris y, tras ella, dos prolongaciones de tierra que se internan en el Mar Egeo que dan la impresión de ser una boca abierta preparada para tragarse la pequeña isla griega de Simi (Sömbeki).

La mandíbula de arriba es la península Reşadiye, cuyo nombre proviene de la pequeña ciudad de Reşadiye más al oeste. La mandíbula de abajo es la península de Hisarönü, aunque también se la conoce como la península de Loryma debido a los restos de la antigua ciudad de Loryma, más al sur. Este es uno de los más preciosos y vírgenes lugares de la costa turca, protegido (de momento) del sobre-desarrollo por ser un sitio remoto.

En la península Reşadiye, el destino más obvio para los visitantes es el creciente resort de Datça, una especia de Marmaris en miniatura que se encuentra en el sur de la mandíbula. Por el momento, llegar allí requiere una hora y media de conducción una retorcida desde Marmaris, pero una vez que llegues allí el esfuerzo habrá merecido la pena, aunque sólo sea por la relativa paz y silencio. Datça no tiene lugares específicos que ver, pero tiene sus propias playas y un moderno anfiteatro donde, en verano, puedes ver películas de Hollywood con un espectacular fondo marino.

La moderna Datça ha crecido poco del asentamiento original. Para encontrar Eski (Antigua) Datça, necesitas ir tres kilómetros al interior a un precioso pueblo de casas de piedra. Es allí donde encontrarás los mejores lugares en los que hospedarte. La Dede (Abuelo) Pansiyon, por ejemplo, consiste de una agrupación de apartamentos independientes, cada uno tiene el nombre de un artistas diferente, y dan a una maravillosa piscina y al jardín. Cerca, la Yağhane Pansiyon es un pequeño retiro de yoga regentado por una mujer turca que anduvo, junto con su marido británico, desde el Reino Unido hasta Turquía.

Existe incluso un hotel más espectacular escondido en el interior, alejado de Datça y Reşadiye, se trata del Mehmet Ali Ağa Konağı [que pertenece a los prestigiosos hoteles Relais&Chateaux], una extraordinaria mansión otomana rodeada de gloriosos jardines que acomodan lo que deben de ser unas de las mejores habitaciones de hotel de todo el país. Por raro que parezca en la actualidad, en el siglo XIX esta remota parte de Turquía era gobernada desde Reşadiye, y este era el hogar del gobernador. Desafortunadamente, él y su familia desaparecieron y la casa cayó olvidada en las manos del estado. Eventualmente fue descubierta por un comerciante de antigüedades de Estambul quien se encargó de hacer la ardua tarea de restaurar el antiguo esplendor de la mansión. El resultado es una maravilla pero deberás hospedarte en el o como en su restaurante para poder apreciarlo.

De todas formas, Datça es básicamente un lugar en el que relajarse y comer buen pescado en los restaurantes que se alinean en el puerto. También es una gran base para varias excursiones por barco. En particular, desde aquí puedes navegar hasta la isla de Gnido, en la punta de la península, donde los dorios fundaron una colonia alrededor del 400 a.C. Incluso hoy este es un cabo tormentoso con el que los marineros tienen dificultades. En el pasado, los marineros se veían atrapados allí muchos días y los locales prosperaron satisfaciendo sus necesidades. Probablemente el individuo más famoso que se encontró en esa situación fue San Pablo, quien estaba en su camino para ser juzgado en Roma cuando su nave se vio obligada a para en Gnidos y esperar a vientos más favorables.

Puede que la más importante estructura de Gnidos fuese el circular templo de Afrodita, que fue famoso en la antigüedad por la estatua de la diosa del amor creada por el famoso escultor Praxíteles en el siglo IV a.C. Según la leyenda, originalmente esculpió dos estatuas de Afrodita, una desnuda y otra vestida, y se las ofreció a los ciudadanos de Kos. Ellos eligieron la versión vestida, dejando la desnuda a los habitantes de Gnidos. Rumores sobre la belleza de la estatua se extendieron por todo Asia Menor y el rey de Bitinia se ofreció a pagar toda la deuda de la ciudad si le vendían la estatua. Los habitantes de Gnidos rechazaron la oferta y de alguna forma la estatua acabó en Estambul (entonces bizancio), adornando el palacio de Lauros. Después de aquello no se sabe nada más de la estatua.

Aparte de las excursiones en barco a Gnidos, también hay líneas de ferry regular a las islas griegas de Rodas y Simi en verano. Rodas es famosa por ser el hogar de los caballeros medievales de San Juan, y el ciudad de Rodas es una de las glorias del Mediterráneo Oriental, aunque está llena de turistas en la temporada alta. Simi ofrece las atracciones típicas de una pequeña isla griega, junto con muchos restaurantes de pescado.

En la península de Hisarönü, puedes elegir entre la masificada Turunç, un resort de vacaciones sin carácter alguno, y otros lugares más pequeños y agradables. Probablemente el más atractivo es Bozburun, que tiene un pequeño puerto y sirve como base para ir a otro de los hoteles memorables de Turquía, Sabrinas Haus, al que se puede acceder en barco. Tanto Orhaniye como Selimiye en la costa norte ofrecen un puñado de hoteles boutique, como la misma Hisarönü, que tiene varios hoteles y pensiones en lo que apenas es un pueblo.

El transporte público escasea allí, pero es posible llegar hasta Söğüt (Sauce), un pueblo grande con una mezcla de edificios antiguos y nuevos, y una tradición de astilleros. Allí, la maravillosa Villa Julia se asienta en la misma playa, guardada por un acantilado en un aislamiento espléndido. Desde los balcones de arriba puedes contemplar las casas y el mar. Es la típica vista por las que las agencias de viajes morirían por tener en sus folletos.

El otro gran activo de Söğüt es el restaurante Denizkızı (Sirena). Como el Sabrinas Haus, esta es un lugar accesible por barco. ¿Qué podría ser más romántico que ser recogido del hotel, llevado en barco hasta un exquisito restaurante de pescado y luego ser devuelto al hotel de la misma manera?

Dónde quedarse

Dede Pansiyon, Eski Datça Tel.: (+90) (252) 712 3951

Yağhane Pansiyon, Eski Datça Tel.: (+90) (252) 712 2287

Mehmet Ali Paşa Konağı, Reşadiye Tel.: (+90) (252) 712 9257

Sabrinas Haus, Bozburun Tel.: (+90) (252) 456 2045

Villa Julia, Söğüt Tel.: (+90) (252) 496 5001

Cómo llegar allí

Los aeropuertos más cercanos de Marmaris están en Dalaman y Bodrum. En temporada alta hay ferries desde Bodrum a Datça. Si no, existen líneas de autobuses regulares que unen Marmaris con Datça, y autobuses locales de Datça a Eski Datça y menos frecuentemente, a Reşadiye. Menos autobuses conectan Marmaris con Orhaniye, Selimiye, Hisarönü y Söğüt, así que mejor alquilar un coche.