Lluvias torrenciales vuelven a anegar Estambul

Las fuertes lluvias caídas el sábado inundaban varias zonas de la ciudad, pese a que la ciudad sigue afrontando el riesgo de sufrir cortes de agua tras uno de los años más secos del siglo.

La enorme cantidad de agua dejada por las fuertes precipitaciones caídas el sábado en Estambul dejó nuevamente espectaculares imágenes de grandes zonas de la ciudad inundadas, pese a que la sequía y el bajo nivel de las reservas de los pantanos amenaza con provocar restricciones en la ciudad.

Las lluvias torrenciales provocaban el sábado por la mañana graves inundaciones y volvieron a ofrecer escenas surrealistas en el distrito asiático de Üsküdar, con el nivel de las aguas del Estrecho del Bósforo creciendo hasta igualar al de las calles anegadas y dejando sumergidos coches, bajos, tiendas y restaurantes, mientras los peatones se esforzaban por ponerse a salvo con el agua cubriéndoles en algunas zonas hasta las rodillas.

Okmeydanı, Levent, Başakşehir, Arnavutköy y Sultangazi fueron algunos de los barrios de Estambul más afectados por las crecidas, haciendo intransitables muchas calles y provocando importantes problemas de tráfico. Los servicios de bomberos municipales se vieron así mismo desbordados por las llamadas de emergencia a causa de los numerosos vehículos que quedaron atrapados por las inundaciones, según informó la prensa turca.

Estas espectaculares inundaciones, de las que ya fue testigo la metrópolis turca el mes pasado, se producen sin embargo en medio de una de las peores sequías que se recuerdan en la ciudad. Pese a que desde el ayuntamiento metropolitano se asegura que no habrá cortes de agua y se han limitado a dar algunos consejos para reducir su gasto, el nivel de los pantanos que suministran agua a la ciudad apenas supera el 20% tras un invierno y una primavera muy secos: una cifra récord en los últimos años que contrasta con el 74% que se registraba en el nivel de los pantanos de la provincia de Estambul hace justo un año.

Diarios nacionales como Hürriyet aseguran que la situación actual implica que Estambul, la ciudad más grande de Turquía y la cuarta mayor de Europa con 15 millones de habitantes, sólo tiene agua suficiente para los próximos 62 días. Pese a ello las autoridades insisten en que ya están trabajando en varios planes para encontrar fuentes de suministro alternativas en caso de que las reservas de agua no recuperen sus niveles normales en los próximos meses.