Decenas de miles de personas despiden en Estambul a la última víctima del Gezi Park

La muerte el martes del joven de 15 años Berkin Elvan tras pasar nueve meses en coma, convocó a miles y miles de personas que desfilaron portando su ataúd por el centro de Estambul en medio de tensas protestas.

Decenas de miles de personas se congregaron al mediodía del miércoles en el barrio estambulita de Okmeydanı -ubicado en pleno centro del lado europeo de la ciudad- para asistir a los funerales por Berkin Elvan, el joven de 15 años de edad fallecido en la mañana del martes tras pasar 269 días en coma después de que resultara herido en la cabeza a principios de junio del año pasado durante las protestas por el Gezi Park.

«Berkin es nuestro honor, él es inmortal», «La ira de una madre matará a los asesinos» o «En todas partes está Berkin, en todas partes está la resistencia», fueron algunos de los eslóganes coreados por la gran multitud que se concentró junto a la cemevi -«casa de oración» para la comunidad religiosa aleví- en Okmeydanı para asistir al funeral por el joven, cuya muerte desató a lo largo del martes numerosas protestas y actos de homenaje en decenas de ciudades de toda Turquía. «Le hemos dicho adiós mientras se va hacia la eternidad. Mi Berkin se ha ido, pero ahora tengo millones de Berkins», declaraba desconsolado el padre de la víctima, Sami Elvan.

Varios grupos montaron barricadas en las principales vías que conducían hasta la cemevi de Okmeydanı para evitar el acceso de las fuerzas de seguridad al funeral, que se inició a las 12:00 del mediodía (11:00 CET). En numerosos comercios de la zona se anunciaba que las tiendas permanecerían cerradas durante los dos próximos días en señal de solidaridad con la familia, el mismo tiempo que podían verse numerosos carteles con la foto del joven fallecido tanto en tiendas como en las ventanas de edificios de viviendas de la zona.

Antes de ser enterrado en el vecino cementerio de Feriköy, una gran procesión portando el ataúd de la víctima partía a las 15:00 horas de la mezquita de Şişli, en la que participaron decenas de miles de personas (la agencia de noticias semi-estatal Anatolia llegó a hablar de «cientos de miles de personas«) en medio de grandes medidas de seguridad para evitar incidentes y que la marcha se dirigiese hacia Taksim, tal y como reclamaban algunos grupos participantes. La policía turca ha acordonado también el icónico Parque Gezi e impide el acceso al mismo, según informaron medios turcos.

El gobernador de Estambul, Hüseyin Avni Mutlu, anunciaba que había dado instrucciones precisas a la policía para actuar con moderación en el caso de incidentes durante el tenso funeral, después de reunirse el martes con el presidente turco Abdullah Gül.

Las protestas que se vivieron a lo largo del martes en decenas de ciudades de toda Turquía por la muerte de Berkin Elvan tuvieron también su eco en varias capitales europeas y en Estados Unidos, con cientos de personas participando en actos de homenaje y vigilias en ciudades como Berlín, Colonia, Mannheim (Alemania), París, Londres, Estocolmo, Róterdam, Bruselas o Nueva York.