Estambul, el Bósforo y la colina de Çamlıca

La OCDE estima que la economía turca crecerá este año un 5,3%

A nivel mundial, la economía crecerá este año un 3,1% lastrada por “la mayor crisis energética desde los años 70”, afirma la OCDE.

La OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos) estima que la economía turca crecerá este año al 5,3%, según las previsiones publicadas en su último informe de Perspectivas Económicas de noviembre, que indican que el PIB de Turquía crecerá al 3% en 2023 y al 3,4% en 2024.

La previsión supone una reducción en 0,1 puntos respecto a su anterior estimación realizada en septiembre, que anticipaba un crecimiento de la economía del país euroasiático del 5,4% en 2022. “La débil demanda externa y las persistentes incertidumbres geopolíticas harán mella en la inversión y limitarán el crecimiento de las exportaciones”, señala la OCDE en su informe para justificar la revisión.

El informe también prevé una bajada de la inflación gracias a una moderación de la depreciación de la lira turca, aunque subraya que la subida de los precios en Turquía se mantendrá por encima del 40%. La OCDE destaca también el papel de los subsidios del Estado en la factura de la luz y el gas así como la puesta en marcha de ambiciosos proyectos de construcción de viviendas sociales en Turquía para compensar la escalada de los precios en el sector.

A nivel mundial, las previsiones de crecimiento son bastante peores que las proyectadas para la economía turca, con un PIB global que se espera que no supere de media un 3,1% de crecimiento este año y que caiga al 2,2% en 2023 a causa de la inflación (que alcanzará una media del 8% este trimestre entre los países miembros del G-20) y de lo que la OCDE considera como “la mayor crisis energética desde los años 70”.